Los socialistas ponen como condición para negociar el presupuesto que se respete a su partido

26 noviembre 2015 página 6 A Coruña.- Fotografía de portavoz del PSOE, José Manuel Dapena
|

El PSOE coruñés pide respeto. Es la primera condición que pone antes de volver a la mesa de negociación con Marea Atlántica. En un momento en el que el partido de Xulio Ferreiro ha apelado a la unidad de los grupos que propiciaron el cambio en el Ayuntamiento para aprobar el presupuesto municipal, los socialistas tienen claro que una disculpa por parte de la Marea sería el punto de partida ideal para retomar las conversaciones.
“Porque el PSOE ni estorba ni se pone de lado; el PSOE asume su responsabilidad y actúa en consecuencia”, argumentó ayer su portavoz, José Manuel Dapena, en referencia a algunas de las acusaciones que el Gobierno local ha vertido contra los socialistas.
“Estoy cansado de escuchar al alcalde que el PSOE no sabe dónde está. Lo sabemos, estamos al lado de los coruñeses, estamos con los pies firmes y seguros en la defensa de nuestra ciudad. Y también sabemos dónde no vamos a estar y es debajo del zapato de Xulio Ferreiro”, subrayó Dapena, que se mostró ofendido por la actitud de la Marea, que personificó en su líder. “¿Quiere acuerdos? Pues lo primero es respeto. No puede despreciar al PSOE, decir que estorbamos y luego pedir apoyo. No puede despreciar nuestro programa, decir que nuestras propuestas son un corta y pega y luego decir que con buena voluntad se han tomado la molestia de incluir algunas de ellas, sin consultarnos. ¿Quiere acuerdos? Pues más diálogo y menos titulares”, sentenció.

titulares
Esa búsqueda de titulares es otra de las críticas de los socialistas. A su juicio, la puesta en escena de Xulio Ferreiro invitando a los partidos a un pacto viene a confirmar que “Marea Atlántica esta más preocupada por los titulares del día siguiente que por la gestión. El alcalde cree que está ganando la carrera de los titulares, pero la ciudad esta perdiendo la carrera del progreso”.
Dapena ironizó con que no es urgente dar una rueda de prensa para presentar un nuevo documento instando al entendimiento después de insultar y descalificar al partido al que luego se le pide apoyo. “Lo urgente es dar respuesta a los desahucios que sigue registrando la ciudad, que han aumentado un 20% en los que va de año; es presentar medidas para frenar el paro, que el último mes ha vuelto a sumir y son más de 20.500 coruñeses los que lo sufren; es recuperar el calendario fiscal; les atender las necesidades del tejido asociativo; lo urgente, en definitiva, es que el alcalde ponga a gobernar de una vez”, sentenció.
Los socialistas, insistió el portavoz, están abiertos al diálogo, tienden la mano a la negociación y están dispuestos a alcanzar acuerdos para el progreso de la ciudad, pero le piden a Xulio Ferreiro y a Marea Atlántica un mínimo.
Lo que pide el alcalde es la unión del PSOE y el BNG para  sacar adelante unos presupuestos “con vocación de consenso e que están feitos dende os valores comúns dos tres partidos”. 
“Nestes momentos, temos dúas opcións, ou seguir adiante cuns orzamentos prorrogados, ou aprobar un proxecto presupostario que contempla un importante gasto social, que coida do medio ambiente e que afronta determinadas infraestruturas necesarias, sen ir máis lonxe nos centros escolares”, arengó a sus posibles socios. “Se esta é a disxuntiva, e tendo en conta que moitos das propostas que tanto o Bloque como o PSOE levaban nos seus programas xa están incorporadas, non vexo razón pola que non se poidan aprobar”, reflexionó.
Sobre la carta llamando al diálogo enviada el lunes, aclaró que es un “convite político” y que no espera que alguien vote a favor de los presupuestos por ella. Eso sí, aseguró que es optimista con respecto a la posibilidad de que su propuesta salga adelante.
Ejemplifica su espíritu conciliador con la disposición de su grupo a aceptar las enmiendas de socialistas y nacionalistas si estas sirven para mejorar el proyecto.

Los socialistas ponen como condición para negociar el presupuesto que se respete a su partido