Reportaje | Seis años de recursos contra el nombramiento de la archivera-bibliotecaria

Antiguo palacio de Hacienda, que alberga el Archivo Histórico Municipal | p. g. fraga
|

En 15 de marzo de 1961 se presentaba un recurso contra el nombramiento del archivero. Se hacía a la vista del informe del letrado municipal en el recurso contencioso-administrativo interpuesto por Miguel González Garcés contra el acuerdo plenario de 6 de Noviembre de 1960 por el que se resolvía el concurso convocado para cubrir en propiedad la plaza de archivero-bibliotecario del Ayuntamiento. Para esta, se había designado a Isabel Martínez Barbeito y Morás. En el recurso se confería la representación municipal al procurador de los tribunales, Cándido Sendón Ballesteros, quien actuaría bajo la dirección técnica del citado letrado, Antonio Ulloa Álvarez.
El 1 de diciembre de 1961 el Pleno recibe el informe emitido por el letrado y que ratifica el acuerdo de la Comisión Municipal Permanente de fecha 23 del mes anterior, la apelación interpuesta por la representación municipal contra la sentencia del Tribunal de lo Contencioso-Administrativo de 18 de noviembre pasado, recaída en el recurso interpuesto por Miguel González Garcés contra la resolución del concurso para la provisión de la plaza de archivero-bibliotecario.
En esta se estima el recurso por entenderse que el Ayuntamiento no se atuvo a las bases de la convocatoria, debiendo deducir objetivamente las condiciones de los solicitantes según un orden preferente en la apreciación de los méritos.

Felicitación
Rodríguez Maneiro pidió durante la sesión que se hiciese constar en acta la felicitación de la Corporación municipal a la bibliotecaria, Isabel Martínez Barbeito, por la extraordinaria labor que desarrollaba al frente del Archivo-Biblioteca, que pudo comprobar como miembro de la Comisión de Cultura y Arte. El Pleno, así lo acordó.
En sesión del 16 de enero de 1967 se conoce el acta de resolución del concurso para la provisión de la plaza de archivero-bibliotecario, así como de la propuesta que formula el teniente de alcalde-presidente del tribunal juzgador de dicho concurso.
“En el día de hoy terminó su misión el tribunal para resolver el concurso convocado a fin de proveer la plaza de archivero-bibliotecario en cumplimiento del acuerdo de la Comisión Permanente de 3 de enero de 1967, que acordó dar cumplimiento a la sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de 18 de noviembre de 1961 que, anulando la designación efectuada por este tribunal en su sesión de 18 de abril de 1960, ordenó que se volviese por el tribunal calificador a valorar en conjunto cada uno de los méritos alegados por los concursantes, pero en orden descendente y excluyente, conforme el orden de preferencia sucesivamente especificado en la base sexta de la convocatoria, lo que ha procedido a efectuar, según resulta del contenido del Acta del Tribunal, de esta fecha, en que acatando la sentencia dictada y examinando cada uno de los méritos alegados por los concursantes, ha estimado que ningún concursante ostenta el primer mérito señalado en la base sexta, y que el segundo mérito concurre únicamente en Isabel Martínez Barbeito y Morás, por lo que no procedió a examinar ni valorar si los méritos tercero y sucesivos concurrían entre los concursantes, dado el orden descendente y excluyente impuesto en la sentencia de la Sala Territorial, por lo que el tribunal propone a Isabel Martínez Barbeito y Morás, para la plaza de archivero-bibliotecario objeto del concurso. El presidente del tribunal. Enrique Míguez Tapia”, reza el texto.

Aprobación
Prestando aprobación a las citadas actas de resolución y propuesta del teniente de alcalde-presidente del tribunal juzgador, considerando se cumplía el contenido de la sentencia de la Sala Territorial de lo Contencioso Administrativo de 18 de noviembre de 1961, acuerda designar para el desempeño de la plaza a Isabel Martínez Barbeito y Morás. Pero en la sesión del 15 de marzo de 1967 conoce el Pleno un informe que emite el señor letrado en relación con el auto de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Territorial, de fecha 23 de febrero, por el que se resuelve la ejecución de sentencia del recurso número 220/61, sobre provisión del puesto.
La Sala en el escrito notificado considera que se ha cumplido, si bien hace consideraciones sobre la posibilidad de que pueda nuevamente plantearse el caso ante la jurisdicción mediante los recursos oportunos, que por otra parte fueron comunicados a González Garcés por medio de la corriente notificación. El Tribunal debía valorar en conjunto cada uno de los méritos y comparativamente al examinar quien tenía o no el mérito de la especialización que sirvió de base para elegirla. Por lo que en la sesión del 17 de mayo de dicho año el Pleno acuerda ratificar, a la vista del informe emitido por el letrado-asesor el acuerdo de la Comisión Municipal Permanente de 28 de abril de 1967, sobre personamiento corporativo en el recurso número 112/1967 interpuesto por Miguel González Garcés, ante la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Territorial, contra el acto administrativo recaído en el expediente sobre designación para el desempeño de la plaza de archivero-bibliotecario, a favor de Isabel Martínez Barbeito.

Representación municipal
A tal fin, se confiere la representación municipal al procurador Cándido Sendón Ballesteros, quien actuará bajo la dirección técnica del citado letrado Antonio Ulloa. En la sesión del 17 de julio del mismo año de 1967 el Pleno queda enterado de un auto de la Sala correspondiente de que designaron a Isabel Martínez Barbeito para desempeñar la plaza por haber presentado el escrito de forma extemporánea, de forma que vienen a quedar firmes los acuerdos recurridos.
El 29 de diciembre del propio año el Pleno conoce la sentencia de la Sala Contencioso Administrativo, dictada en el recurso número 112/1967, promovido por Miguel González Garcés, contra el acuerdo del Ayuntamiento sobre la provisión del puesto en litigio.
La Sala después de rechazar las causas de inadmisibles alegadas por el Ayuntamiento, entra en el fondo del asunto y desestima el recurso por considerar ajustado a derecho los acuerdos municipales que nombraron a Isabel Martínez Barbeito para desempeñar el cargo, aceptando la propuesta del tribunal calificador del concurso. Esta sentencia se informa por el letrado-asesor por tratarse de materia de personal y no alegarse la desviación de poder por el recurrente, y se debe considerar inapelable como lo fue en su día la dictada anteriormente sobre la provisión de esta plaza.

Reportaje | Seis años de recursos contra el nombramiento de la archivera-bibliotecaria