Podría ir diez años a prisión por atropellar al exnovio de su pareja de forma intencionada

|

El Ideal Gallego-2011-07-01-008-e12e6cd7

a.b. > a coruña
  Como un intento de homicidio, y no como un accidente, será enjuiciado el próximo martes en la Audiencia Provincial el atropello que casi le cuesta la vida a un vecino de Coristanco hace cerca de dos años. El hombre que, según la Fiscalía, conducía el coche que se lo llevó por delante delante de su domicilio primera hora de la mañana había mantenido una relación sentimental con una mujer que también había sido su novia, el mismo que ocupará el banquillo de los acusados y que se enfrenta a una petición de condena de hasta diez años de reclusión.
Los hechos se remontan a octubre de 2009, cuando el denunciante, de 40 años, salía de casa, en la Costa do Carrizal, para coger su vehículo. No le dio tiempo. Fue arrollado por un Seat León que se dio a la fuga, y quedó tendido delante de su puerta, con un traumatismo craneoencefálico severo, por el que tendría que permanecer ingresado 159 días en el Complejo Hospitalario Universitario coruñés.
El fiscal tiene indicios de que el accidente no fue tal. Entre ellos, la llamada que, según se recoge en el escrito de acusación, recibió, pocos minutos después del suceso, la mujer a la que ambos hombres habían estado unidos. En ella, el acusado la alertaba de que su ex novio yacía “muerto, tirado en la carretera” y le hacía notar que su nuevo acompañante tenía “un aviso a las puertas de su casa”.

Advertencia > En efecto, la Guardia Civil constató la “advertencia” que tenía ante su vivienda un tercer implicado, también relacionado sentimentalmente con la misma mujer: una cruz de un metro de altura, confeccionada con dos tubos metálicos, a la que acompañaba una caja pequeña en forma de ataúd con un crucifijo en la parte superior. Según concluye el fiscal el procesado había depositado ambos efectos allí de madrugada, antes del atropello, en un claro afán intimidatorio.
Este segundo incidente es, a ojos del Ministerio Público, constitutivo de un delito de amenazas, lo mismo que las frases que, según esta versión de los hechos, el acusado profirió contra uno de los agentes que aquella misma mañana procedieron a su detención. Consta en el escrito de calificación de hechos que, ya en dependencias de la Guardia Civil de Carballo, el detenido se dirigió a uno de los agentes que lo custodiaban e intentó amedrentarlo, diciéndole: “Te voy a asesinar a ti como le hice al otro, a ti y a toda tu familia, a tus hijos si los tienes. Acabas de encontrar a tu peor enemigo”.

Secuelas > Cada una de las amenazas pueden suponerle 18 meses de reclusión, mientras que por el atropello reclama el fiscal siete años de cárcel y nueve de alejamiento del herido. A mayores, interesa el pago de una indemnización en favor del perjudicado que incluye 12.160 euros por el tiempo de sanidad –171 días en total– y 80.800 por las heridas y las secuelas derivadas del ataque.
Como se indica en el escrito de acusación, la víctima tenía contusiones hemorrágicas en la frente y fracturas en la tibia y el peroné además del traumatismo, pero también padeció complicaciones por infecciones hospitalarias, meningitis bacteriana y neumonía. Además de las cicatrices que conserva sufrió el acortamiento de una de las piernas y un deterioro de sus funciones cerebrales que le han valido la pérdida de su capacidad para trabajar.

Podría ir diez años a prisión por atropellar al exnovio de su pareja de forma intencionada