Sánchez quiere recuperar el lugar tras “nueve meses en dirección contraria”

Pedro Sánchez, durante su acto en la localidad de Cártama | carlos díaz (efe)
|

El candidato a la Secretaría General del PSOE, Pedro Sánchez, prometió ayer en Cártama (Málaga) “volver a situar” al partido en “el lugar que merece” tras llevar “nueve meses conduciendo en dirección contraria” a los afiliados y votantes después de abstenerse en la investidura de Rajoy.

En un acto con cerca de un millar de militantes, Sánchez reiteró que el “único volantazo” que dio la organización fue el 1 de octubre “regalándole” el Gobierno a Rajoy “de espaldas a los afiliados”, y abogó por recuperar “la dirección de la izquierda”.

Sin mencionar expresamente a la presidenta andaluza y candidata a liderar el partido, Susana Díaz, Sánchez se refirió en su intervención a la compatibilidad de cargos, y recordó que, desde que se afilió al PSOE en 1993, en los congresos siempre se ha puesto énfasis en la idea “un militante, un cargo, un sueldo”.

“Ahora para justificar alguna que otra candidatura hay compañeros que dicen que por supuesto es perfectamente compatible ser presidente de una comunidad autónoma y secretario general del PSOE”, señaló Sánchez, quien añadió que no se pronuncia al respecto porque “van a ser los afiliados con sus votos quienes lo hagan incompatible”.

“Estamos a las puertas de un nuevo PSOE”, afirmó el candidato socialista, quien apeló a la “responsabilidad histórica” de los militantes en las primarias con las “generaciones futuras”, ya que “merecen tener también” a un partido “en pie, dispuesto a derrotar a la derecha”.


Sobre el debate de mañana con los otros aspirantes a liderar el PSOE, dijo que “después de ver al PNV aprobando los presupuestos de Rajoy” y los casos de corrupción en el PP, “lo único que espero –recalcó– es convencer a Susana Díaz de que la solución fue una pésima idea”, en referencia a la abstención.

Referencia a Podemos
En su discurso también se refirió a Podemos, al indicar que “hay otras izquierdas que están más pendientes de que no gobierne el PSOE que la derecha”, y agregó que “hace un año no hubiera hecho falta una moción de censura” si su líder, Pablo Iglesias, hubiera aceptado las condiciones para un gobierno de izquierdas.

Además, arengó a los asistentes al afirmar que “aquí está la izquierda que une, que avanza, que no defrauda, que cumple, que puede derrotar a la derecha” y estos le respondieron coreando “Pedro es y será secretario general”.

El 21 de mayo “se va a abrir paso” una “ola de ilusión” que existe actualmente en el partido, aseguró Sánchez, que agradeció su labor a las plataformas de simpatizantes que le han apoyado, también “de aquí de Andalucía”, porque mantuvieron la “llama viva” del PSOE. “Los partidos no se ganan hasta el minuto 90”, dijo usando un símil futbolístico el exsecretario general del PSOE, quien incidió en que la votación del próximo día 21 consiste en decidir “si queremos curar o cronificar ese mal que llamamos PP”. Al pedir el voto para su candidatura, Sánchez sostuvo que el PSOE debe luchar por ser la primera fuerza política en España “y no la tercera, a la cual la han condenado aquellos que defienden la abstención al PP”.

Sánchez quiere recuperar el lugar tras “nueve meses en dirección contraria”