Los padres de Uxía donan los órganos de la niña, que fue enterrada ayer

Copia de Deporte Campeón-2015-09-09-025-ae8e9361

 

Tercer y último día de luto oficial en Carral y en otros municipios de la zona, y nueva jornada de dolor y despedida. Ayer fue enterrada Uxía Maroño, de diez años de edad, en el cementerio parroquial de Paleo, un lugar muy próximo a la fatídica recta en la que el sábado se produjo el accidente durante el transcurso del Rally de A Coruña, en el que murieron seis personas más.
Sus padres, José Enrique y Celia, a pesar de los malos momentos que están pasando, han hecho un gesto que les honra. Según confirmó ayer Carlos Iglesias Souto​,​vocal de la asociación Alcer Coruña, han donado los órganos de Uxía. Toda una lección de solidaridad y de esperanza.
Las escenas de dolor y tristeza que se produjeron el lunes en Cambre y Carral se repitieron ayer en el camino desde el hogar funerario a la iglesia del cementerio parroquial de San Esteban de Paleo.
“Los vecinos lloramos ahora, mañana, pasado, pero las familias lo harán seguido”, dice Amalia, que regenta una panadería en Carral, y su entereza se desmorona cuando recuerda lo sucedido con una “tristeza indescriptible”. Este municipio despidió el lunes a tres vecinos, Marcos, Sandra y Aroa, madre e hija, y ayer enterró a Uxía. 
Amalia, que abrió su tienda temprano, asegura que todos sus clientes han amanecido “mal”, con “un sentimiento de tristeza tremendo y mucha pena”. 
Un sentimiento “abrumador” compartido por todas las parroquias de Carral, en Tabeaio, donde centenares de personas despidieron el lunes con un emotivo silencio a Sandra y a su hija Aroa, y en Sumio, donde ya descansa Marcos. 
La “desolación” también se puede percibir en Cambre, porque Ana y Miguel, la pareja que esperaba una niña, y la joven Laura, eran “conocidos de toda la vida”, explica María en una cafetería del centro de Cambre, donde ayer “todo el mundo hablaba de lo mismo”.

Los padres de Uxía donan los órganos de la niña, que fue enterrada ayer

Te puede interesar