Escuelas infantiles, casas nido y ludotecas inician su actividad a partir del 1 de septiembre

Un alumno de Educación Infantil coloca su abrigo en un perchero en una escuela pública aec
|

Galicia vive la próxima semana el reinicio de la actividad de las escuelas infantiles. A partir del 1 de septiembre, empezarán a abrir sus puertas guarderías, casas nido, ludotecas, puntos de atención a la infancia, en una progresiva recuperación de la actividad que arrancará el día 4 en el caso de la red de centros dependientes de la Administración gallega.

Los centros privados aseguran que está todo listo. La Asociación Galega de Escolas Infantís insistió estas jornadas en que las guarderías están "desando abrir", y se encuentran haciendo lo que pueden para seguir las pautas del protocolo de contingencia, adaptado a su diferente estructura y situación.

Aulas burbujas, separación de grupos, desinfección de zapatos, entrada escalonada... todo ello forma parte de un plan que han tenido que adaptar a sus propias particularidades y que supondrá un intenso trabajo para estos centros, sobre todo durante el periodo de adaptación y ante la presión de las primeras semanas.

A pesar de todo, los centros manifiestan seguridad e tranquilidad. "Intentamos llevarlo lo mejor posible", ha incidido Beatriz Iglesias.

Las escuelas dependientes de la red del Consorcio Galego de Igualdade e Benestar, por su parte, denunciaron falta de medios y de personal para poder cumplir con el protocolo, sobre todo para llevar a cabo la separación de grupos y la vigilancia para evitar el contacto entre los pequeños.

El sector cree necesario la apertura del servicio, pero siempre garantizando la máxima normalidad y la seguridad sanitaria para prevenir contagios y evitar la propagación de la COVID-19. Tanto CIG, como UGT y CC.OO. consideran que el protocolo autonómico es inaplicable con el personal del que dispone la red en la actualidad.

DENUNCIA TELEMÁTICA

La CIG registró de forma telemática una denuncia ante la Inspección de Trabajo en Galicia para que "garantice una reapertura segura" de las escuelas infantiles en la comunidad, ante la falta de evaluaciones de riesgos laborales en cada centro y de "protocolos serios" para garantizar la seguridad.

Zeltia Burgos aseguró que todavía no se han facilitado los horarios de trabajo a las trabajadoras, que se incorporan el 1 de septiembre, y no se sabe "cómo van a ser esos llamados grupos burbuja". Estos grupos, planteados para que los integren siempre los mismos niños y los mismos profesionales a su cargo, son "la medida fundamental a medio y largo plazo" para el cuidado de los más pequeños, ha dicho Burgos, que ha pedido que se garantice la pareja educativa en todos los centros de la Axencia Galega de Servizos Sociais y del Consorcio de Igualdade e Benestar.

Este modelo, que supone que hay dos profesionales a cargo de un grupo determinado de menores, no es el que se aplica en todos los centros dependientes de la Consellería de Política Social, de modo que en los casos en los que no lo hay, si un bebé presenta síntomas, se le aísla y se activa el protocolo COVID-19, "el resto de los bebés quedarían solos", ha expuesto la sindicalista. El protocolo "unilateral" de la Xunta, ha agregado, es "inaplicable e inasumible" si no hay un incremento de personal. "A coste cero esto no va", ha manifestado.

"MÁXIMA SEGURIDAD"

Por su parte, Política Social ha asegurado que las medidas del protocolo para el próximo curso en las escuelas infantiles "garantizan la máxima seguridad y protección" para los menores y el personal, de modo que las familias pueden afrontarlo "con toda la tranquilidad".

La Xunta ha destacado que las medidas para la reincorporación fueron elaboradas por los expertos sanitarios de la comisión de gestión de la crisis y fue "presentado y debatido" con las organizaciones sindicales, que lo conocen "desde el mes de junio". Para "garantizar la correcta aplicación", el personal recibió cursos de formación y estuvo en julio en las escuelas poniendo en práctica las medidas, han indicado.

En ese momento "se perfilaron los horarios" de las trabajadoras, pero la versión definitiva estará lista "cuando se conozcan las cifras definitivas de matriculación y los horarios que solicitan las familias", ha expuesto el departamento que dirige en funciones Fabiola García, que ha añadido que se hizo una evaluación de riesgos laborales "específica" para la covid-19, enviada a los sindicatos en junio.

El protocolo cuenta con medidas preparativas además de cuestiones organizativas, de higiene, limpieza y de actuación y reacción ante un posible caso. Los trabajadores no acudirán si presentan síntomas, se tendrá que garantizar la distancia de seguridad, se reforzará el control de acceso y se evitarán las actividades grupales en la medida de lo posible.

Tanto alumnos como profesionales utilizarán ropa para usar exclusivamente dentro del centro y un calzado especial, en el caso de no poder ir descalzos, y el personal utilizará máscaras o pantallas de protección.

TOMA DE TEMPERATURA

El protocolo elaborado por la Xunta indica que las familias tendrán que tomar la temperatura diariamente a sus hijos antes de acudir al centro, de forma que si supera los 37 grados no podrán acceder al aula. Además, tendrán que acudir a la hora concertada y respetar los horarios de entrada y de salida, no podrán dejar los carritos de los bebés en el recinto y tampoco acceder a recoger a los menores.

El personal de las escuelas infantiles también cuenta con recomendaciones como priorizar el uso de transporte privado e individual para acudir al trabajo, y medidas como cambiarse de ropa en el centro y mantener distancias de seguridad, así como hacer uso de medios de protección como mascarillas o pantallas faciales.

Las familias deberán firmar un documento responsable de no tener sintomatología de COVID-19 ni haber tenido contacto estrecho con personas con coronavirus en los 14 días anteriores a su incorporación, así como deberán comunicar cualquier circunstancia que pueda ocurrir en cualquier momento del curso a este respecto.

Otras medidas apuntan a desinfectar toallitas y pañales, o los biberones que se lleven de casa, entre otras, además de protocolos de acción para supuestos de fiebre o de algún caso sospechoso.

Escuelas infantiles, casas nido y ludotecas inician su actividad a partir del 1 de septiembre