Solicitan cinco años más de cárcel para el hombre que mató a su suegra

el ideal gallego-2019-09-25-013-64b358f9
|

La acusación particular en la causa del hombre que mató a su suegra de 73 años en el barrio coruñés de Monte Alto pidió ayer que se eleve la condena de 20 a 25 años de prisión, en la vista de apelación celebrada en la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) porque considera que hubo ensañamiento cuando mató a la mujer que le impedía llevarse a su hija. En esa misma sesión, la defensa solicitó al tribunal la ampliación de la eximente completa por drogadicción que, además, era prolongada en el tiempo y, por trastorno de la personalidad.

Tras el juicio, celebrado con jurado popular, el sujeto había sido condenado a una pena de 20 años de cárcel por el asesinato de su suegra. Además de la condena de prisión, en la que la Audiencia tuvo en cuenta el atenuante de confesión, el fallo estableció la prohibición de residir y acercarse al término municipal coruñés durante 30 años.

El letrado de la acusación particular, Diego Reboredo, justificó su apelación, en la que solicita que “se aprecie el agravante de ensañamiento” porque, dice, “hay suficientes actos objetivos para acreditar tanto las lesiones a la víctima como el odio probado del condenado hacia ella”. La acusación particular tampoco está acuerdo con que se valore la atenuante de confesión aplicada al condenado porque esta “se basa en un versión exculpatoria” que el condenado proporcionó en un primer momento cuando reconoció haber agredido a la víctima porque empujó a su hija durante el forcejeo que siguió a su intento de llevársela del domicilio de su abuela, a cuya custodia la había confiado su madre.

Orden de alejamiento

La acusación también solicita que, en lugar de la prohibición de entrar en la ciudad de A Coruña durante 30 años, se establezca una orden de alejamiento hacia la hija e nietos de la víctima. La defensa, por su parte, ha reclamado que se le aplique al condenado la eximente completa por drogadicción prolongada en el tiempo y trastorno de personalidad, lo que supone una rebaja en la condena. El sospechoso, según el fallo, se dirigió a la vivienda de su suegra, a la que culpaba de su ruptura sentimental, enfurecido tras ver en una red social una fotografía de su expareja con otro hombre en la playa. El día de los hechos, la víctima le abrió la puerta del piso “confiada y sin pensar que hubiera peligro”.

Entonces, el condenado aprovechó su complexión física y que estaba desprevenida en el pasillo, cerca de la puerta, para golpearla con los puños y propinarle patadas por todo el cuerpo causándole numerosas lesiones hasta asfixiarla.

Solicitan cinco años más de cárcel para el hombre que mató a su suegra