El mercado de los pisos para alquiler turístico por internet logra asentarse en A Coruña

La proximidad con las playas es uno de los atractivos que esgrimen los arrendadores | pedro puig
|

La oferta de alojamiento turístico de A Coruña no solo se ciñe a los hospedajes de toda la vida, el mercado de los alquileres turísticos a través de plataformas de reserva online han conseguido estabilizarse en los últimos años. Ahora más de un centenar de pisos, o de dos, dependiendo de la página web que se consulte se ofrecen para descansar en la ciudad una o más noches. Aunque ya han comenzado a hacerse oír las primeras quejas de vecinos, lo cierto es que el sector inmobiliario todavía no detecta un problema demasiado grave.

El mandato de legalizar los apartamentos vacacionales hace algún tiempo pasó factura y hubo bajas en la bolsa de pisos coruñeses que se ofrecen tanto por completo como por habitaciones para los ocasionales viajeros. Sin embargo, tras los movimientos lógicos por la normativa, ahora el número de viviendas disponibles se ha estabilizado bastante.
La plataforma Airbnb, que se estrenó en el municipio allá por 2012, contaba esta semana con unos cien alquileres disponibles sumando aquellos de propietarios que ceden el hogar íntegro y los que solo tienen reservada una habitación, para llevar unos ingresos extra a las economías familiares de la ciudadanía.

En otra web como es Homelidays el número de propuestas se dispara a las 203, algo que crece si los visitantes están dispuestos a alojarse en el área metropolitana. Incluso Booking, un portal más especializado en los tipos de hospedaje tradicionales, cuenta con 15 apartamentos de particulares, además de los negocios dedicados de forma reglada a eso desde antes del boom de este formato de viajes.


Actualmente pueden encontrarse viviendas en una horquilla muy amplia de precios en función de lo que se busque. Eso sí, lo normal es que la media por noche ronde entre los 50 y los 80 euros. Hay anuncios referidos a inmuebles de la calle Real, Cuatro Caminos o la Ciudad Vieja, pero el principal reclamo en gran parte de los artículos es la proximidad a alguna de las playas con las que cuenta A Coruña. El Orzán y Riazor son las más nombradas en las descripciones.

Otros inquilinos
Esta reconversión de algunos pisos en hoteles todavía no hace demasiado daño a los hoteles reales, pero sí ha empezado a generar algunas quejas entre vecinos de los citados pisos por ruidos o estropicios en los accesos.
Pese a todo, la vicepresidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Galicia, Carmela Lavandeira, confiesa que “los Eramus siguen generando muchas más quejas en las comunidades por ruidos porque, en general, vienen a hacer fiestas y luego se van” a sus países.

Los profesionales del sector inmobiliario sostienen que incluso cualquier estudiante altera más la convivencia normal que un turista. Esto ocurre porque los alumnos siguen siendo mayoría en muchos pisos que, por su antigüedad o estado, no cumplen los estándares de las plataformas online ni tampoco como residencia de una familia media.

El mercado de los pisos para alquiler turístico por internet logra asentarse en A Coruña