El presupuesto llegará al pleno sin el apoyo de ningún grupo de la oposición

|

El PP y el PSOE votaron en contra del proyecto de presupuestos en la Comisión de Hacienda de ayer, por lo que el Gobierno municipal llevará su propuesta el miércoles al salón de plenos sin ningún apoyo de la oposición, ya que el BNG se abstuvo en la votación y anunció que presentará enmiendas, medida que las otras dos formaciones no desvelaron si utilizarán.
Apenas media hora duró el encuentro en el que la oposición volvió a dejar claro a la Marea que no comparte su proyecto de presupuesto para el año que viene y que así lo explicitarán en el pleno de la próxima semana. Como afirmó el alcalde Xulio Ferreiro posteriormente, en la reunión “non houbo ningunha sorpresa” y se sigue el cauce previsto sin que ninguno de los dos bandos dé muestras de ceder. 
Desde el Partido Socialista acompañaron su voto negativo a la propuesta del Gobierno local con un ruego de que no la lleve a pleno hasta que cuente con el consenso suficiente para que sean aprobada, aunque ya lo habían solicitado en anteriores ocasiones sin obtener respuesta.
Tanto la formación socialista como la Marea declaran públicamente que están dispuestas a alcanzar un acuerdo, pero mientras los primeros piden que se rehagan las cuentas con una estructura general diferente, los segundos quieren que el grupo liderado por José Manuel Dapena presente “propuestas concretas”. 
“Deixamos as portas abertas cos outros grupos e particularmente co Partido Socialista debería haber algunha posibilidade de acordo”, aseguró ayer Xulio Ferreiro, quien reconoció que “hai contactos” entre ambos bandos, pero ningún encuentro formal fijado.

posibles enmiendas
A falta de solo dos días hábiles para el pleno, falta por saber si el Partido Popular y el Partido Socialista presentarán enmiendas el miércoles del mismo modo que hará el BNG. Ninguna de las dos formaciones quiso aclarar ayer si utilizarán esta posibilidad, aunque no la dieron por descartada.
Tanto el PP como el PSOE aseguraron en las últimas semanas que presentar enmiendas al presupuesto no era su prioridad, ya que preferían que se negociasen cambios antes de que el presupuesto llegase al pleno. 
Sin embargo, el Gobierno municipal descarta escuchar las peticiones que le hacen desde la oposición, rechazando rehacer las cuentas desde la base como solicitan los socialistas y también las “líneas rojas” que marcaron los populares.

El presupuesto llegará al pleno sin el apoyo de ningún grupo de la oposición