Movilidad dispone aparcamientos en batería contra la doble fila

La calle del Alcalde Lens fue modificada este mes | quintana
|

A principios de año, la Concejalía de Movilidad se había embarcado en una campaña contra la doble fila, un fenómeno persistente que ha vuelto con la movilidad. En algunas calles es ya un fenómeno endémico, por lo que la Concejalía de Movilidad está poniendo en práctica un nuevo método: transformar plazas de línea a batería. De esta manera, no solo se gana aparcamiento, sino que se estrecha tanto la calzada que ya no es posible detenerse sin bloquear al calle. Una de los últimos puntos en poner en práctica esta medida ha sido la calle del Alcalde Lens, en el Agra do Orzán. 

Es una solución más drástica, pero muy efectiva, así que los técnicos piensan implantarla en más calles interiores de barrios, donde existe el fenómeno de los “coches ventosa”, vehículos aparcados en doble fila durante horas porque sus dueños se encuentran muy cerca trabajando y cuando alguien toca el claxon, porque le estorba el coche, este sale inmediatamente a retirarlo. “Te dicen que solo lo habían aparcado un minuto y que ya está, pero se trata de modificar ciertos hábitos y costumbres”, explica un agente. 

Por supuesto, las dificultades para aparcar siempre resultan polémicas, no solo para vecinos, ni para comerciantes. 

Arma definitiva 
Pero Alcalde Lens solo es la más reciente de las calles, y solo en un margen, lo suficiente para estrechar la plataforma de circulación. Ya se había hecho algo parecido, hace año y pico, en la plaza de Portugal: un margen completo en batería bastó para eliminar el problema de la doble fila que impedía circular normalmente al autobús, pero ahora los técnicos lo contemplan como el arma definitiva para eliminar la doble fila en la calles estrechas.

En algunos puntos, será difícil de implantar. Como por ejemplo en la zona de Juzgados, sobre todo el tramo más cercano a la ronda de Outeiro de la calle del Capitán Juan Varela. A menudo el autobús tiene problemas para tomar ese giro por culpa de los coches mal aparcados, pero los abundantes negocios de hostelería, así como talleres más adelante, hacen complicado el estacionamiento en batería.

Por supuesto, siempre queda otro sistema que también ha demostrado su fiabilidad el “Gran Hermano”: el sistema de cámaras que se puso en marcha el año pasado y que ha supuesto un incremento en el número de multas.

Movilidad dispone aparcamientos en batería contra la doble fila