París y Berlín quieren que los estados vigilen los flujos de emigrantes en las fronteras

Un policía vigila en el puente fronterizo entre Dinamarca y Suecia efe
|

  Francia y Alemania quieren que los Estados puedan restablecer los controles fronterizos internos de forma provisional cuando consideren que alguno de los países del espacio Schengen no consigue atajar un flujo masivo de inmigrantes.

Los ministros del Interior de Francia, Claude Guéant, y de Alemania, Hans Peter Friedrich, señalan en una carta que los controles fronterizos internos tendrían un carácter temporal, pero insisten en que la decisión de aplicarlos debe corresponder a cada país, no a la Comisión Europea, y que ese es “un punto no negociable”.

“La prevención de las amenazas a la seguridad y al orden público corresponde a la soberanía nacional”, subrayan los dos ministros en una carta enviada a la presidencia danesa de la Unión Europea y divulgada hoy.

El mecanismo que proponen es para hacer frente “a la eventualidad de que un Estado miembro no pudiera respetar sus obligaciones” sobre el tratado de Schengen, y aluden en concreto a los problemas para luchar contra la inmigración irregular “en las fronteras del sur y del este de la Unión Europea”.

El titular francés de Exteriores, Alain Juppé, fue más explícito y se refirió ayer al caso de la frontera entre Grecia y Turquía, el mismo al que ya aludió a comienzos de mes el jefe del Estado, Nicolas Sarkozy, que habló de “coladero” para inmigrantes.

París y Berlín quieren que los estados vigilen los flujos de emigrantes en las fronteras