Paralizan las obras en la Comandancia al descubrir que la Marea actuó sin permiso

el ideal gallego-2019-05-11-003-a32e210e
|

Los trabajos de la Comandancia de Obras vuelven a sufrir un parón, de manera parcial, relacionados con los restos arqueológicos encontrados en estos terrenos. En este caso la orden de detener las obras ya empezadas ha llegado desde Patrimonio al descubrir que se estaba ejecutando una actuación que todavía no había sido autorizada por este organismo.


Hace unas semanas la aparición de restos del antiguo sistema defensivo de la ciudad en los terrenos de la Comandancia de Obras obligaron a frenar los trabajos de reforma y acondicionamiento en la parte afectada que estaba llevando a cabo el Ayuntamiento. El pasado martes la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural autorizó el plan municipal para continuar con las obras y asegurar la conservación de estas piezas, aunque con algunos condicionantes. 


Por ejemplo, desde la Xunta se advirtió de que es necesario guardar una distancia determinada entre los trabajos y los yacimientos para favorecer su conservación así como ejercer un control arqueológico en los movimientos de tierras. 


Sin embargo, un día después el Gobierno local remitió una nueva modificación sobre el trazado que seguirá la instalación dedicada al saneamiento. Ante esta situación, el arqueólogo de la Xunta acudió por la tarde para comprobar los planes de trabajo y ordenar la paralización de los trabajos en el espacio afectado. 


El motivo es que esta nueva propuesta que el Ayuntamiento ya había puesto en marcha deberá contar con la pertinente autorización por parte de Patrimonio, que es el órgano competente en aquellas intervenciones en lugares sensibles en materia arqueológica.


La Comandancia de Obras es un espacio que el Gobierno local tiene previsto convertir en las Naves do Metrosidero. Este será un recinto destinado a la juventud, dividido en tres instalaciones, y que centrará su uso en actividades deportivas, artísticas y culturales. 


De hecho, este uso fue aprobado recientemente en la junta de gobierno local, aunque todo ello quedará pendiente de las elecciones municipales del próximo de dentro de dos semanas y de quien gobierne. 

Escenario de polémicas
La Comandancia de Obras también fue escenario de uno de los episodios más polémicos de este mandato, del que precisamente se cumplirá un año dentro de dos semanas. El lugar fue escenario de una ocupación durante meses que se saldó con cargas policiales contra los okupas, que en el momento de la recuperación por parte de los policías se encontraban fuera.  Sin embargo, posteriormente dos mujeres consiguieron encaramarse al tejado de una de las naves de este espacio y allí estuvieron durante algunas horas hasta que fueron desalojadas. En el exterior de la Comandancia se produjeron diversos enfrentamientos entre fuerzas del orden y okupas, varios de ellos acabando con heridas.


La polémica por el desalojo fue mayor debido a que varios miembros del actual equipo de gobierno habían estado vinculados en el pasado al movimiento okupa, aspecto que los miembros de A Insumisa consideraron como una traición. Pocos días después del desalojo se produjo un ataque que destrozó la sede de la Marea Atlántica.

Paralizan las obras en la Comandancia al descubrir que la Marea actuó sin permiso