Familiares y amigos de las víctimas del crimen de Nigrán piden "derechos humanos"

Alrededor de un centenar de personas, entre familiares y amigos, se han reunido esta tarde en Pontevedra para pedir "derechos humanos también para las víctimas", en referencia a la familia Fernández Sanromán, asesinada por dos
|

Alrededor de un centenar de personas, entre familiares y amigos, se han reunido esta tarde en Pontevedra para pedir "derechos humanos también para las víctimas", en referencia a la familia asesinada por dos policías en Nigrán en 1994 y que podrían salir en libertad próximamente en aplicación de la sentencia del Tribunal de Estrasburgo contra la doctrina Parot.

La lluvia no impidió el encuentro, convocado ante la Audiencia Provincial de Pontevedra y al que también asistieron vecinos de Pontevedra, como la madre de Sonia Iglesias.

Los dos hermanos supervivientes de la matanza, en la que los policías condenados dispararon y mataron a sus padres y su hermana, quisieron hacer declaraciones, que sí hizo en representación de la familia, los amigos, y la empresa pedrera que regentaba el padre de familia el portavoz Emilio Muíños.

"Con este acto queremos que por lo menos quede muy claro de que no nos olvidamos, nunca", dijo el hombre, molesto por tener que "tragar con una sentencia impresentable del Tribunal de Estrasburgo".

"No nos vamos a olvidar", prosiguió, y pidió "respeto".

En 2005 ya celebramos un acto en que pedimos el cumplimiento íntegro de las penas; tenemos que pasar por esto, pero que quede claro que no nos olvidamos ni perdonamos".

Sobre los sentimientos de la familia, comentó que "después de vivir la película en directo, tener ahora que tragar con esto es impresentable", y dijo que "como mínimo" espera que nadie tenga que encontrarse a los culpables "por la calle".

"Era una gente muy querida, con muchos amigos. Aparte de los trabajadores había mucha gente vinculada a ellos y aquí lo están viendo", dijo en referencia a la presencia de numerosas personas en Pontevedra.

"Pasaron 19 años pero aquí están, por algo es", manifestó.

El portavoz asumió que la sentencia será probablemente ejecutada, pero lamentó que desde el estamento judicial "están con muchísima prisa para aplicarla, casi antes de ser aprobada y publicada".

"Sabemos que no siempre es así; cuando no les interesa la cosa va lenta, no sé por que tanta velocidad aquí, la verdad", terminó.

El asesinato de la familia Fernández Sanromán en 1994 sacudió la localidad de Nigrán.

Dos policías entraron en la casa tras abrirles la puerta la madre, pues uno de ellas conocía a uno de los hijos.

Los agentes esperaron a que llegase el padre y a partir de ese momento encañonaron a la familia, a la que reclamaron el pago de 100 millones de pesetas.

El padre consiguió reunir 20 millones, pero aún así los asaltantes mataron a todos excepto a los dos hijos varones, que se salvaron.

La pena que recayó sobre ellos tras su captura y juicio fue de 212 años, pero gracias a las redenciones de pena del código penal de 1973 y una vez derogada la doctrina Parot, podría permitírseles abandonar definitivamente la cárcel cuando aún no se han cumplido 20 años del trágico suceso, posibilidad que ambos han solicitado.

Familiares y amigos de las víctimas del crimen de Nigrán piden "derechos humanos"