Cae una red de narcos británicos que pretendía vender 3.000 kilos de cocaína

05/01/2016 Tres toneladas de cocaína incautadas por la Policía. Negociaron la compra de la droga en el Hotel Reyes Católicos de Santiago en una mesa con billetes de 500 euros a la vista de la gente ESPAÑA EUROPA MADRID POL&Ia
|

La Policía Nacional ha requisado a una organización narcotraficante de ciudadanos británicos 3.000 kilos de cocaína, la mayor incautación de esta droga en tierra firme desde 1999. La denominada operación “Dulce” se ha saldado con el arresto de nueve miembros de este grupo criminal asentado en la Costa del Sol, incluyendo dos españoles que tenían la misión de transportar la droga. En el mismo operativo fueron detenidos también los proveedores de la mercancía, dos ciudadanos holandeses que se desplazaron a Galicia para negociar la venta de la cocaína.
El acuerdo entre los holandeses y la banda encabezada por el narco británico Gary Williams, de 41 años de edad, se selló en torno a una mesa en el exclusivo Hostal dos Reis Católicos, situado en la misma plaza del Obradoiro, junto a la Catedral de Santiago. Allí se alojaron varios días los dos holandeses sin esconder su alto tren de vida. No mostraban reparos en pagar con billetes de 500 euros de su país.
Según fuentes de la investigación, en su reunión con los narcotraficantes británicos “tenían los billetes desparramados por la mesa a la vista de todo el mundo”. La escena llamó la atención de los responsables del hotel, quienes informaron de ello a la Policía. No obstante, los investigadores policiales ya les seguían la pista desde hacía siete meses, alertados por la DEA norteamericana, la NCA británica y las autoridades colombianas.
En aquel encuentro de Santiago, la banda de Gary Williams acordó pagar 500.000 euros a cambio de una primera entrega de la droga, que había entrado en barco por Galicia y había sido almacenada en una nave industrial en Pontevedra. El día de la entrega fue el pasado 14 de diciembre y esa fue la fecha a la que esperó la Policía para practicar las detenciones con la intervención de los GEO.
La actuación más complicada fue la interceptación de la furgoneta en tránsito entre Galicia y Málaga con 700 kilos de droga. Los 2.300 kilos restantes seguían en Pontevedra. Conducía la furgoneta uno de los dos españolemientras el otro iba por delante a bordo de un turismo a modo de lanzadera para avisar de posibles controles en carretera.

Cae una red de narcos británicos que pretendía vender 3.000 kilos de cocaína