Demandan a NGC Banco por convertir en preferentes los ahorros de una ciega

|

El juzgado de primera instancia 1 ha abierto un nuevo proceso civil contra Novagalicia Banco por la venta de participaciones preferentes a clientes de perfil ahorrador. En este caso, según consta en la demanda, la víctima es especialmente vulnerable, al tratarse de una joven completamente ciega y el dinero de sus cuentas, los ahorros que atesoraba su familia para sus tratamientos médicos.
Los hechos se remontan al año 2009, tiempo antes de que se diese a conocer la comercialización masiva de este producto financiero. La demanda indica que la perjudicada y su madre fueron informadas por un trabajador del banco sobre la posibilidad de obtener un alto rendimiento de sus ahorros a través de un deposito “a plazo fijo” que les reportaría un interés de un 7%. Tal como exponen desde Audire Legal BF, el despacho que representa a las clientas, fue el trabajador de la oficina de Eirís donde ellas gestionaban sus cuentas “de toda la vida” quien contactó con ellas para ofrecerles el producto, “haciendo hincapié en la alta remuneración que ofrecía, sin hacer mención expresa de que lo realmente contratado serían participaciones preferentes, sin darles cuenta de sus particularidades, riesgos e inconvenientes que la suscripción de este producto conlleva”.
Según el documento remitido al juzgado, las demandantes siempre insistieron en una fórmula “que dotase de seguridad a sus ahorros, causalizando dicho ahorro en la pretensión de ayudar en el tratamiento y cura de la enfermedad de su hija”, que era el máximo interés de la familia. A este respecto, señala que las clientas se vieron “seducidas” por la alta rentabilidad que se les ofrecía, pero siempre basaron su empeño en poder recuperar lo desembolsado, que alcanzó los 120.000 euros.
“De haber tenido conocimiento efectivo de que sus ahorros permanecerían atrapados en un producto financiero complejo, con tantos riesgos como a la postre se conocieron y con vocación de perpetuidad, mis representadas nunca habrían realizado tal desembolso, por muy alta que fuese la remuneración prometida pues, como se puede comprender, su intención no era en modo alguno especulativa”, sostienen desde Audire BF.
El desembolso en títulos alcanzó los 120.000 euros, de los que las demandantes recuperaron cerca de 70.000 a través del canje obligatorio, después de haber iniciado un procedimiento fallido ante la propia entidad y ante el Instituto Galego de Consumo. La demanda pone el acento en las irregularidades en que incurrió la antigua caja a la hora comerciar un producto financiero “extremadamente complejo” con clientas de perfil ahorrador. Según se indica, ninguna de las clientas fue sometida al denominado “test Mifid”, “que responde a la inexcusable obligación inherente a las entidades financieras de dilucidar si un producto es apto para clientes potenciales”.
Pero es que además, informa de que al ser una de las demandantes totalmente ciega a consecuencia de una diabetes, esta “no pudo tomar conocimiento de primera mano de lo suscrito y de las condiciones del contratado, resultando para ella imposible contrastar lo manifestado verbalmente por la entidad respecto a las condiciones de contratación e información contenidas en los diferentes documentos más allá de que, de su lectura, pudiese o no llegar a comprender”.

Demandan a NGC Banco por convertir en preferentes los ahorros de una ciega