“La Fórmula Uno es un sueño, pero por ahora estoy dando pasos para llegar”

|

 

El piloto Carlos Sainz Jr. tuvo la oportunidad ayer de conocer la fábrica de Estrella Galicia, uno de sus patrocinadores de esta temporada. Por sus rasgos y gestos recuerda a su padre, que también se dedicaba al automovilismo pero en los rallis, donde ganó dos títulos mundiales con el coruñés Luis Rodríguez Moya. Pero ahí radica la primera diferencia, la que marca el carácter de un joven que no renuncia a sus raíces pero que quiere ser distinto y que no le encasillen. Mejor que lo cuente él.

–La pregunta de siempre. ¿Cómo es que prefirió los circuitos a los tramos?
–La verdad es que sí que es algo que me preguntan a menudo. Mi padre nunca intentó que me metiera en el mundo de las carreras. Pero un día, cuando se empezaba a televisar la Fórmula Uno en España, me fijé en Fernando Alonso y le dije a mi padre: “quiero ser como él”. Desde los siete años voy a verlo a Montmeló, y empecé a correr en karts.

–Y el camino termina en la Fórmula Uno.
–Ahora estoy en el equipo junior de Red Bull, disputando las GP3 Series y alguna prueba de las World Series 3.5, en la que correré todo el año en 2014. Quizás en 2015 tenga un Toro Rosso, pero no sé. En la escuela donde estoy y en la Fórmula Uno hay mucha competencia y nunca se sabe lo que puede suceder durante el próximo año. Acabo de cumplir los 19 años y me queda mucho por hacer.

–¿Cuál es su rutina diaria?
–Pues me levanto y por la mañana estoy con el simulador, mientras que por la tarde voy al gimnasio y practico deporte.

–¿Se nota en la escuela esa tensión de ser mejor que el de al lado?
–Sí, porque todos tenemos la meta de llegar a la Fórmula Uno. Para mí, por ahora, es un sueño, pero voy dando los pasos para llegar allí. Me llevo bien con mis compañeros, pero ya sabes lo que nos pasa cuando queremos algo, que nos comportamos un poco como los animales. Lo importante es que de momento voy cubriendo etapas. Ir a las World Series 3.5 supone un paso muy importante, ya que es justo lo anterior a la Formula Uno.

–De todas formas, hasta el momento los test con un Fórmula Uno han salido bien.
–Me ayudó mucho correr este año algunas carreras de las World Series 3.5 para luego rendir mejor en un Fórmula Uno. Espero llegar pero, insisto, esa meta es todavía un sueño.

–Estar dentro de la estructura de Red Bull, ¿le permite comprender la hegemonía de esta escudería en los últimos años?
–Sí, porque ves el trabajo diario de 500 empleados, que están haciendo un esfuerzo enorme. Ahí te das cuenta de por qué Red Bull tiene ese dominio. Y, además, cuenta con el mejor ingeniero del mundo, Adrian Newey. Cuando va por allí, todos se le quedan mirando como si fuera un dios.

–Para Fernando Alonso tiene que ser duro.
–Yo creo que él está tranquilo, porque sabe que es el mejor piloto de la parrilla. Pero en este deporte no dependes solo de ti, hay más factores. Desde luego, Fernando se está ganando el respeto de todos.

–Volviendo a Carlos Sainz padre. ¿Alguna vez le da consejos?
–Nunca me ha dicho cómo tengo que adelantar, o acelerar o cosas así. Él cree que para ser bueno en algo lo importante es el talento. Y, eso sí, me ha educado para saber lo que tengo que hacer para ser un campeón.
–Su padre vivió todo tipo de situaciones en las carreras. ¿Ha tenido alguna de esas usted?
–Pues tal como le pasaron a mi padre no, pero siempre puedes tener buena o mala suerte, depende del momento. De todas formas, es una pena que a veces se le recuerde solo por los momentos malos, porque fue un piloto con un palmarés de éxitos impresionante. Pero así de injusta es la vida.

–¿Ha notado alguna vez que estaba en el punto de mira por ‘ser el hijo de’?
–Al principio sí. Cuando tienes doce años, aparte de los ojos de tus familiares te observan muchos más. Para un niño es una situación complicada, pero con el tiempo te acabas acostumbrando. De hecho, ahora mismo ya ni lo noto.

–¿Qué significa para usted el apoyo de Estrella Galicia 0,0?
–Que tengas 18 años y una empresa como Estrella Galicia quiera patrocinarte, para mi vale mucho. Es más fácil apoyar a alguien consagrado, y no a una persona que está empezando en el mundo del automovilismo de alto nivel. Por ello, me encantaría cumplir mi sueño de competir en el Mundial de Fórmula Uno con Estrella Galicia 0,0. n

“La Fórmula Uno es un sueño, pero por ahora estoy dando pasos para llegar”