La asistencia a los colegios de la ciudad se quedó en la quinta parte por las advertencias

El Ideal Gallego-2020-03-14-013-d5565c59
|

Los centros educativos de la ciudad vivieron ayer una jornada atípica antes de su clausura a partir del próximo lunes y solo una quinta parte de los alumnos habituales acudieron a los centros.

La recomendación por parte de la Xunta para ayer era que, en la medida de lo posible, se limitase la asistencia de los menores a los centros educativos, una advertencia que siguieron la mayoría de progenitores, aunque hubo quien tuvo que dejar a sus hijos en el colegio ante la imposibilidad de conciliar la vida personal y laboral.

“Hay normalidad dentro de lo que cabe”, define la situación vivida ayer Antonio Leonardo, máximo responsable del CEIP Curros Enríquez y de la Asociación de Directores de Colegios Públicos de la ciudad. También explica que tuvieron que tomar “a prisa” las medidas que tenían que implantar para cumplir con las indicaciones realizadas por las administraciones. Mientras, trataban de realizar su trabajo con las menores variaciones posibles aunque tratando de facilitar las cosas al personal docente que se ve en situación de tener que conciliar. “La población está bastante sensibilizada”, añade al tiempo que recuerda que no se trata de unas “vacaciones”.

Antonio Leonardo considera que si el cierre de los centros educativos se mantiene durante un par de semanas “no va a influir académicamente” en el progreso de los menores. Otra cosa es si la situación se prorroga durante un mes o más, entonces “habrá que ver la repercusión”.

Esto se debe a que los centros educativos y el profesorado no cuentan con los medios necesarios para poder impartir las lecciones a distancia y así avanzar en la materia.

Otro asunto son deberes y tareas para estas dos semanas. Los colegios cuentan con diversas vías por las que enviar material a los progenitores y que se las puedan devolver completadas para corregirlas.

Comidas
El Ayuntamiento anunció ayer que mientras duren las medidas de prevención por el coronavirus se mantendrá el servicio de comedor para aquellos alumnos becados. 

Los padres deberán remitir a su centro cívico de referencia, el lunes como máximo, un correo electrónico para poder empezar a recoger a partir del martes los menús.

Toda la red de colegios públicos repartirá las comidas entre las 13.00 y las 14.00 horas desde el martes salvo los de Zalaeta, Adormideras y Menéndez Pidal por imposibilidad de la empresa para realizar el servicio. Aquellos alumnos becados pero cuyos colegios no tienen comedor pueden hacer la solicitud y se les remitirá a uno próximo. Los colegios concertados Grande Obra de Atocha, Compañía de María, Hogar Santa Margarita y Liceo La Paz también ofrecerán el servicio. Además, se habrá un refuerzo del servicio de canguros municipales para facilitar la conciliación. 

La asistencia a los colegios de la ciudad se quedó en la quinta parte por las advertencias