La Festa da Auga se salda con cinco agresiones, un atropello y quince intoxicaciones etílicas

|

El lado más oscuro de la fiesta lo puso el desfase vivido sobre todo en la noche del lunes al martes en zonas como la playa de A Concha- Compostela, la TIR o el entorno del Puerto. Las casi 24 horas de celebración se saldaron con un total de 32 intervenciones por parte de los servicios de Emerxencias. Lo más destacable fueron las cinco agresiones registradas, fundamentalmente peleas que no trascendieron en importancia según fuentes de la Policía Local y de Emerxencias, así como un atropello acontecido a primera hora de la mañana de ayer en la zona de la rotonda del Puerto y que se saldó con una persona herida.
De los 32 servicios que se llevaron a cabo la mayoría, 21, fueron a hombres, mientras que los 11 restantes tuvieron como protagonistas a mujeres. Es destacable que, al contrario de lo que acontecía en años anteriores, los servicios de Emerxencias no se vieron obligados a atender a ningún menor de edad. Los atendidos tanto por su traslado en ambulancia como en el hospital de campaña tenían edades comprendidas entre los 20 y los 30 años.
La primera atención que se requirió fue a la una de la madrugada y la última a las doce y diez de la mañana de ayer.
El hecho de que hubiese muchísima menos gente que otros años tanto en la noche previa como en la propia celebración de la Festa da Auga hizo que las intervenciones de los servicios de Emerxencias fueran también menores. Además no se registró tanto desfase en el “botellón” que habitualmente se centraliza tanto en la zona TIR como en el arenal de A Concha.
Aún así las intoxicaciones etílicas volvieron a marcar la fiesta, aunque en menor grado que años anteriores. Los servicios de Emerxencias atendieron un total de 15. Además también se procedió a curar a aquellos que se habían cortado con cristales de vasos y botellas, sobre todo durante la celebración del Auga.
Las personas atendidas procedían de hasta veinte localidades distintas como A Coruña, A Illa, Redondela, Santiago, Vigo, Lugo, Arteixo, Pontedeume, Rianxo, Sada, Moaña, Ames, Ourense, Cambados, Tomiño, Coles, Ferrol, Barcelona y, por supuesto, también de Vilagarcía.
La menor afluencia, que influyó notablemente también en el número de emergencias atendidas, se vio afectada por coindicir San Roque en martes. Y es que pese a ser jornada festiva en localidades como Vilagarcía o Caldas, no es así en otros puntos en donde la gente trabaja como un día laboral cualquiera.

La Festa da Auga se salda con cinco agresiones, un atropello y quince intoxicaciones etílicas