Los investigadores sospechan que Asunta murió por una sobredosis de ansiolíticos

Copia de El Ideal Gallego-2013-10-13-047-ae44d8c4
|

La investigación por la muerte de Asunta Basterra Porto ha dado un giro de 180 grados, por lo menos a lo que las causas del fallecimiento se refiere. Y es que los investigadores están ahora casi convencidos de que la niña no murió por asfixia, como en un principio indicaba la autopsia preliminar, sino que habría sido asesinada con Orfidal, cuyo principal activo es lorazepam un potente ansiolítico.
Según publicaban ayer varios medios de comunicación, la analítica sanguínea de la niña habría revelado que la sangre contenía 0,68 miligramos de este fármaco, una dosis letal que podría haber acabado con la vida de la pequeña, de solo 12 años.
Lo que no ha cambiado son los principales acusados. Los investigadores mantienen la hipótesis de que los padres adoptivos de la niña, Rosario Porto y Alfonso Basterra, fueron presuntamente los autores materiales de Asunta. Así, creen que la niña murió en la casa familiar de Teo y que la madre estaba presente.

El traslado del cadáver
Las dudas surgen en cómo fue traslada hasta la pista forestal donde la niña fue encontrada.  Se baraja la posibilidad de que fuera llevada en brazos hasta allí desde la casa –está a escasa distancia–, pero Rosario Porto pesa poco más que su hija, por lo que su traslado así sería imposible. Sin embargo, no se descarta que fuera el padre quien llevase el cuerpo de su hija. Y es que, según fuentes próximas a la investigación, el cadáver de Asunta estaba colocado con delicadeza, “como un padre acostaría a su hija”, explica “El País”.
La otra línea de investigación, hoy menos consolidada, es la que vinculaba la muerte de la pequeña con la asfixia. En concreto se pensaba que fue asesinada tapándole con una almohada u objeto parecido la boca y la nariz. Sin embargo, los estudios realizados por el laboratorio también incluyeron varios de estos objetos incautados en las casas de la familia y ninguno de ellos sería el que la mató.
Lo que sí parece demostrado es que la niña llevaba varios meses consumiendo ansiolíticos, razón que lleva a los investigadores a señalar nuevamente a los padres de la pequeña, ya que parece difícil que, si no se los suministraban ellos, no se hubieran percatado de que algo raro sucedía la niña.
El laboratorio también analiza otros restos, como la mancha de la camiseta de la niña. Al parecer es semen, pero no pertenece a ningún conocido de Asunta, por lo que gana fuerza la hipótesis de una transmisión posterior a la muerte y accidental. Es decir, que durante el traslado el cuerpo fuese arrastrado y el fluido estuviese en la tierra.

Los investigadores sospechan que Asunta murió por una sobredosis de ansiolíticos