El BNG cree que los chabolistas coruñeses “son deportados” de la ciudad a la comarca

|

El Ideal Gallego-2011-07-29-006-722d6c3f r. l. > a coruña
  El BNG cree que el plan de integración de Penamoa, que llevó a cabo el Ayuntamiento durante los últimos años, dio lugar a “unha deportación” de las personas que vivían en el asentamiento a los municipios de la comarca. Así lo denunciaron ayer el diputado nacionalista Carlos Aymerich, el portavoz del partido en María Pita, Xosé Manuel Carril, la concejala de Benestar de Culleredo, Raquel Jabares, y la edil del BNG en Arteixo, Silvia Seixas.
“O que se fixo na Coruña non foi un plan de inclusión, senón un plan de erradicación do chabolismo”, criticó Carril, que considera que los servicios sociales coruñeses se centraron “unicamente” en la búsqueda de una vivienda normalizada para los chabolistas fuera del poblado, sin tener en cuenta que “ese tipo de accións se teñen que acompañar de programas de formación e de axudas a inserción laboral”.
Fruto de esa mala planificación, es, según Carril, el regreso al asentamiento de un grupo de chabolistas que ya habían sido realajados, y que puso de nuevo a Penamoa en el punto de mira. Pese a que a la anterior concejala de Servicios Sociales, Silvia Longueira, abandonó María Pita presumiendo de que el fin de Penamoa sólo estaba pendiente del derribo por orden judicial de seis chabolas, la concejala de Benestar en Culleredo pintó ayer un panorama muy diferente.
Según Jabares, “trasládanse familias do concello da Coruña a Culleredo, e alí son abandoadas sen que este último concello teña coñecemento disto”. La edil nacionalista explicó que el Ayuntamiento nunca se llegó a ponerse en contacto con su departamento, que acaba teniendo conocimiento de la presencia de estas personas dentro de su término municipal “cando se produce a denuncia dalgún veciño por problemas de convivencia, ou cando estas familias tratan de empadroarse e chegan cun contrato do concello coruñés no se lles autoriza a empadroarse en Culledredo”.  
“Atopámonos con situacións dramáticas”, afirma Jabares, que cree que con el plan de integración del gobierno local “levouse a xente que levaba vinte anos viviendo nunha chabola a pisos”, sin que esta medida se acompañase de un seguimiento continuo.
Una situación similar apuntó la edil del BNG en Arteixo. Silvia Seixas asegura que, de acuerdo con los datos que manejan los trabajadores sociales del municipio, hasta la zona se desplazaron más de 109 personas. La mayor parte de estas familias se localizan en el núcleo de Meicende, pero también se pueden encontrar en Arteixo, Villarrodís o Pastoriza.
“Non se informa e o concello non dispón de persoal suficiente”, criticó la nacionalista, que asegura que, pese a que el ayuntamiento de Arteixo trató de mantener contacto con la administración coruñesa, la comunicación “resulta difícil”.

Plan comarcal > Ante esta situación, los nacionalistas demandaron ayer la puesta en marcha de un plan de integración social coordinado de manera conjunta por el Ayuntamiento y los municipios de la comarca. Para ello, el diputado del BNG presentó en el Parlamento gallego una serie de iniciativas con el fin de que la Xunta “lidere” el desarrollo y ejecución de un programa comarcal para la integración de las personas que viven en los asentamientos chabolistas.
Xosé Manuel Carril advierte de que, en la actualidad, la ciudad “é a capital de Galicia en asentamentos precarios”. El portavoz del BNG en María Pita considera “fundamental” que el Gobierno gallego y el Ayuntamiento “adopten medidas conxuntas para garantir unhas boas condicións de vida das persoas”.
Frente a lo realizado hasta ahora por el gobierno local, Carril denuncia que en las políticas llevadas a cabo a nivel municipal “as problemáticas sociais non foron ben determinadas nin tampouco ben tratadas, debido a ausencia de programas de intervención estábeis no tempo”, así como de seguimiento. Por eso reclama la elaboración de un plan de inclusión social que atienda a las realidades de cada uno de los poblados que existen en estos momentos en la ciudad.

El BNG cree que los chabolistas coruñeses “son deportados” de la ciudad a la comarca