El alcalde firma el alquiler del bajo del edificio de la Casa Museo Picasso

La propietaria del local y el alcalde, en la firma del contrato de alquiler
|

  Carlos Negreira firmó en las últimas horas el contrato del alquiler del bajo de Payo Gómez 14, edificio donde está situada la Casa Museo Picasso, tras la aprobación recibida en la Junta de Gobierno del pasado 23 de marzo.

El alcalde agradeció a la propietaria las facilidades dadas y “su sensibilidad para que este bajo pase a ampliar los servicios ofrecidos por el museo”.

El alquiler del bajo supone un importante paso en el plan de potenciación de la figura de Pablo Picasso que el Ayuntamiento abordará en los próximos meses, ya que se materializará en una mejora en la operatividad y musealización del inmueble en el que el artista residió con su familia entre 1891 y 1895.

El adecentamiento del local permitirá, según el Ayuntamiento, “poner solución a las actuales limitaciones en el número de personas, ofreciendo un centro de recepción para los visitantes, una tienda de merchandising, una zona para desarrollar talleres infantiles que conecte a los más pequeños con el niño Picasso y un espacio con más elementos artísticos y museísticos” que completarán la oferta de la Casa Museo.

La apuesta por este proyecto responde a la intención del gobierno local de “destacar y cuidar tanto el patrimonio de la ciudad como aquellas figuras que dejaron huella en A Coruña. El objetivo es acercar la figura de Picasso a los coruñeses logrando que se identifiquen con este importante artista, a la vez que se da un paso en la internacionalización del nombre de la ciudad”.

En España existen otros seis museos dedicados a Picasso y todos ellos reciben más visitantes que el coruñés, por eso, tal y como explicó el alcalde, “resulta esencial mejorar la Casa Picasso coruñesa, dotarla de mayor visibilidad y conseguir que la ciudad deje de ser el vértice perdido para convertir a Picasso en un elemento vertebrador más de A Coruña”.

 

Primer intento > El pasado día 15 se pusieron en marcha las rutas por la ciudad en las que un personaje caracterizado como Eusebio da Guarda recorre con los visitantes los diferentes rincones que el pintor malagueño vivió en su infancia.

La coincidencia de esta primera cita con el Celta-Deportivo y con el maratón restó lucidez.

El alcalde firma el alquiler del bajo del edificio de la Casa Museo Picasso