La Marea inicia el pago de las ayudas de 2018 al comercio solo dos semanas antes de que acabe el ejercicio

01 septiembre 2018 A Coruña.- La Ciudad Vieja se vuelve a llenar con una nueva edición de la Feira da Cervexa Artesá
|

Los compromisos adquiridos a principios de año por la Concejalía de Empleo y Economía Social, responsable del área de Comercio, con este sector se han vuelto a incumplir visto que el inicio de los pagos de las subvenciones por concurrencia competitiva para organizar actividades en 2018 aún empezaron a abonarse la semana pasada. El concejal del ramo, Alberto Lema, había asegurado que este año los fondos se ingresarían antes porque el presupuesto municipal había sido aprobado antes que en 2017, pero finalmente solo ha habido dos semanas de diferencia entre la fecha en la que se afrontaron las primeras partes de las cuotas el pasado ejercicio y la de este. En este contexto, y tras más de tres años de desencuentros, no es de extrañar que las relaciones entre uno de los sectores que más empleo genera y el Ayuntamiento estén prácticamente rotas. 

La semana pasada, a dos semanas del cierre de 2018, el Ayuntamiento ordenó el abono de entre el 80 y el 90% de las ayudas de este año destinadas a las asociaciones de comerciantes. Lo cierto es que los pagos llegan antes de que termine el ejercicio pero cumplen dudosamente con el compromiso de la Marea que, tras ingresar la primera parte de las subvenciones el año pasado al filo de la Nochevieja, aseguró que este año asumiría esta responsabilidad mucho antes porque los presupuestos municipales habían salido adelante con anterioridad. Así justificó también los retrasos precedentes.

Pero la diferencia temporal ha sido muy limitada dado que el pasado ejercicio las cuentas consiguieron el visto bueno en mayo y este pasaron el corte del pleno en febrero. Pese a los tres meses de diferencia, el abono ha llegado solo con apenas dos semanas de por medio, dificultando igualmente el desarrollo de iniciativas por parte de los empresarios.

Inversiones particulares 
Hubo agrupaciones que cuentan con fondos propios por tener mayor envergadura que realizaron campañas puntuales y alguna que otra arriesgó esperanzada con que el Ayuntamiento cumpliese su compromiso. Lo hicieron porque el sector sigue padeciendo el recorte del consumo.

No obstante, una buena parte del tejido asociativo prefirió mantenerse a la espera por las dudas de si cobrarían y el temor a que la Concejalía de Empleo y Economía Social pusiese trabas a los documentos justificativos, como ya ocurrió con algunas de las partidas previas a principios de este año y se han quedado sin tiempo para incentivar el consumo.

De hecho, la resolución provisional de las entidades cuyos proyectos se aceptaron no trascendió hasta el mes de octubre y aún después hubo agrupaciones que se quedaron fuera. Fue el caso de la Asociación de Comerciantes de O Castrillón, Eirís y Monelos (Acocem), que se quejó por no haber sido incluida pese a haber adelantando la inversión y descubrió que, supuestamente, la documentación entregada en el registro municipal para el departamento de Lema se extravió. 

Sea como fuere, todas las entidades lo pasaron especialmente mal y el pago tardío ha hecho que algunas organizaciones se vean obligadas a renunciar al dinero porque como no programaron actividades para atraer a los compradores potenciales no podrán justificarlas. En este contexto, el sector del comercio de proximidad pone en duda el apoyo de Marea Atlántica a una actividad económica que sigue generando mucho empleo en la ciudad.

La Marea inicia el pago de las ayudas de 2018 al comercio solo dos semanas antes de que acabe el ejercicio