Novagalicia Banco y sindicatos, a la espera de Europa

Oficina principal de Novagalicia Banco en A Coruña, donde el presidente de Banesco, Juan Carlos Escotet, se reunió ayer con el presidente, José María Castellano, para abordar el futuro de la entidad tras la adjudicación

Los principales directivos han mantenido hoy su primera reunión con representantes de los sindicatos con presencia en Novagalicia Banco, a los que han expresado su compromiso de "mantener la gestión, la sede y la obra social en Galicia y el empleo", y en esta entrevista ha quedado patente el papel clave que juega Europa.
Se trató de la primera "toma de contacto", como la ha definido la empresa en un comunicado, y una reunión "de presentación y cortesía", "para conocernos", como han señalado fuentes sindicales, ya que todos los asuntos importantes se encuentran pendientes de las decisiones de Europa, que habrá de decidir sobre el plan de negocio que le presenten los nuevos dueños de la entidad.
A la reunión de hoy asistieron los presidentes de Banesco, Juan Carlos Escotet, y del Banco Etcheverría, Javier Etcheverría, así como el consejero delegado de esta entidad, Francisco Botas, que comentaron la situación con representantes de CCOO, CSICA, UGT, CIG, ASCA-CIC y CGT.
NCG Banco señaló en un comunicado que los directivos habían expuesto a los representantes sindicales su compromiso con la puesta en marcha de una política laboral que garantice el principal objetivo del banco gallego en esta nueva etapa: "impulsar el desarrollo socioeconómico de Galicia mediante la concesión de crédito".
En este sentido, en su escrito, Novagalicia Banco recuerda que "aborda un plan de nueva financiación a familias y pymes gallegas por un importe superior a los 9.000 millones de euros".
Fuentes sindicales consultadas por Efe apuntaron que se había tratado de una reunión "de presentación, de cortesía", sin que se haya entrado en asuntos de calado, ya que todo, incluido el ERE en vigor, está "entroncado" con el pliego de condiciones que tendrá que aprobar Bruselas.
"Buenas palabras y petición de tiempo para seguir trabajando", fue lo que, según estas fuentes, les plantearon los máximos dirigentes de la entidad, cuyo proceso de venta -recordaron- aún no está cerrado.
También explicaron que los directivos recordaron sus compromisos con la obra social y las preferentes, pero siempre la vincularon a la decisión que Bruselas tome sobre los planes de los nuevos propietarios.
Otras fuentes de los presentes en la representación sindical agregaron que "todo está pendiente de Bruselas" y la situación es de "interinidad", por lo que, ante su demanda de minimizar el coste laboral del actual expediente de regulación, los directivos dijeron que "tomaban nota" y consideraron que la plantilla está "muy aquilatada".
También señalaron que "no existen dudas" sobre el mantenimiento de la sede en Galicia y, de la marca, comentaron que depende de cuestiones fiscales y jurídicas, vinculadas a las características que la operación tenga de fusión o integración de Etcheverría y NCG Banco.
Un portavoz sindical reconoció que, "por lo menos tenemos un banquero, que sabe de lo que está hablando y que da la seguridad que otros no daban".
Insistió en que, "por lo menos, sabe de banco", aunque añadió que "después ya veremos", dado que la reunión de hoy tuvo una componente fundamentalmente de "toma de contacto".
No obstante, también esta circunstancia fue valorada por el portavoz sindical, quien concluyó que, si la compradora fuese una de las entidades españolas que optaron a la compra de NCG Banco, "ni siquiera nos habría recibido".

 

Novagalicia Banco y sindicatos, a la espera de Europa

Te puede interesar