“Mi carrera de actor iba orientada a lo clásico porque era donde más destacaba”

veiga es además el autor y director de una comedia donde la amistad se mezcla con el amor patricia g. fraga
|

Javier Veiga comenzó escribiendo una historia protagonizada por tres amigos pero conforme iba avanzando, el guión le pedía una chica que lo enredara todo. En cuanto la tuvo sobre el papel, la obra le pidió que además de amistad, hablase del amor. De todo este mejunje salió “Amigos hasta la muerte”, donde el autor es también protagonista y director. Algo natural en la forma de hacer de Veiga con la diferencia de que esta vez lo cocina para varios. En concreto, para sus dos compañeros de viaje, Marta Hazas y Fele Martínez. Que sorprenderán al espectador. Habituado a verlos en papeles dramáticos.

De los efectos del trío, Veiga asegura que siempre hay un malparado y al final “el amor está siempre por encima de la amistad” aunque en realidad la historia tenga su germen en los valores de esta última. La comedia se sitúa quince años después de lo ocurrido. Cuando dos de ellos están casados y el tercer vértice aparece en escena. Para sacarlo todo a la luz y repensar qué han hecho los tres con sus vidas. Ahora que tienen treinta y muchos años y lo ven todo desde otra perspectiva.

El teatro ofrecerá dos sesiones a las 19.30 y 22.00 horas. Las dos con seguro. Y es que Veiga se compromete a devolver en efectivo el tiempo perdido en caso de que el espectador no suelte una sola sonrisa al aire. Cosa complicada en el momento en que Fele Martínez, que muchos vieron en “Tesis”, y Marta Hazas (“Bandolera” o “Internado”) se pongan la careta cómica con Veiga.

Dice Javier que después de estar casi dos años en cartel los tres se han hecho tan amigos como en la obra. Y comen y cenan juntos por lo menos hasta que terminen de presentarla por toda España. Es por eso que bromean con lo de “Amigos hasta la gira”.Una vez que finalice, Veiga se pasará al otro lado. Para interpretar “El caballero de Olmedo”, de Lope de Vega.

Afirma entre risas que lo hará para despistar pero, en realidad, “mi carrera de actor iba orientado a lo clásico”. Era donde más destacaba, señala, y “una cuenta pendiente” que le hará picotear de aquí y de allá y crecer como intérprete. En un escenario donde nunca dejará de hacer reír a la gente porque “me lo he tomado casi como una obligación”.

“Mi carrera de actor iba orientada a lo clásico porque era donde más destacaba”