Vox no sufre de doble personalidad

|

a Santiago Abascal le han reci-bido a pedradas en Girona –pero pequeñitas, grava de un parque– y él ha culpado del incidente al Gobierno. Todo en orden. Des-pués de lo de la votación de los fondos europeos nos temíamos que en Vox estuviesen sufriendo un episodio de doble personali-dad; pero no, siguen lanzándose al cuello del Ejecutivo en cuanto se les presenta la ocasión. La derecha más escorada sigue te-niendo representación en Espa-ña y los radicales del lado con-trario siguen teniendo un objeto de sus iras. En Cataluña y en el resto del país, aunque Abas-cal igual no se ha dado cuenta.

Vox no sufre de doble personalidad