El número de bodas cayó un 22% en Galicia en los últimos diez años

En los seis primeros meses de 2016 se casaron un total de 3.342 parejas REUTERS/Jason Lee
|

La crisis demográfica que vive Galicia y que plantea uno de los grandes retos de la Administración autonómica tiene también su reflejo en el número de personas que deciden contraer matrimonio. Según los datos del avance de 2016 del Instituto Galego de Estatística (IGE), en los últimos diez años el número de bodas certificadas en la comunidad se redujo en un 22,21%.
Los datos estadísticos reflejan que si en los seis primeros meses de 2016 se casaron 3.342 parejas, en el año 2006 esta cifra llegaba hasta las 4.296, esto es, casi mil menos.
Por provincias, donde más se redujeron los matrimonios fue en Ourense, donde cayeron un 36,4%, mientras que donde los datos se mantienen más igualados es en Lugo, con una caída de 5,45%. Con todo, en las dos provincias con mayor número de habitantes, A Coruña y Pontevedra, los datos son semejantes a la media autonómica, al reducirse las bodas en un 19,61% y un 25,76% respectivamente.
La deriva negativa de los matrimonios en Galicia solo se rompe cuando se habla de las bodas en las que las parejas están formadas por personas del mismo sexo, de tal manera que estas presentan incrementos, aunque de manera bastante desigual.
Así, si los matrimonios entre hombre y mujer se redujeron en Galiciaun 22,81%, los que unieron a dos hombres se incrementaron un 3,70% y las de dos mujeres, un 87,50%.
De esta manera, en los seis primeros meses de 2016 se casaron 28 parejas formadas por hombres, por las 27 del primer semestre de 2006, mientras que en el caso de las mujeres, pasaron de las 16 de hace un decenio a las 30 del pasado año.
Con todo, esta situación positiva no es común a todas las provincias, ya que algunas de ellas presentan también una reducción (o bien un estancamiento) en el caso de los matrimonios homosexuales.
En A Coruña, las bodas oficiadas entre dos hombres se redujeron en los últimos diez años en un 7,69%, pasando de las trece certificadas en el primer semestre de 2006 a doce. Mientras, en las provincias de Lugo y Ourense el cambio fue idéntico: una reducción a la mitad, de dos a un matrimonio. Por contra, en el caso de Pontevedra, los casamientos de dos hombres aumentaron un 16,67%, al pasar de doce a catorce.
En el caso femenino, sin embargo, sí que se produjo un mayor incremento, asociado quizá a un cambio también en la mentalidad, más evidente en el caso de las mujeres, pese a que Lugo y Ourense se mantuvieron estancados en sus cifras de hace diez años, al oficiarse en ambos casos dos bodas en parejas femeninas en los seis primeros meses del año.
El mayor incremento en este ámbito se corresponde con los matrimonios entre mujeres en la provincia de Pontevedra, donde la cifra pasó de los cinco del año 2006 a los quince del primer semestre de 2016 (un 200% más); mientras, en A Coruña, el número de bodas femeninas subió un 57,14% (de siete a once enlaces matrimoniales).

El número de bodas cayó un 22% en Galicia en los últimos diez años