La Unesco se interesa por las obras de la Torre y el futuro plan director

La manifestación convocada por la asociación de vecinos de Monte Alto, partió del faro javier alborés
|

  La Teniente de Alcalde de Empleo y Empresa y responsable de Turismo, Luisa Cid, junto con Juan Antonio Rodríguez Villasante, miembro del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Históricos (Icomos), organismo consultor de la Unesco, visitaron la Torre de Hércules para ver “in situ” la evolución de los trabajos que se están desarrollando en el monumento Patrimonio de la Humanidad y para explicarle los siguientes pasos en relación con la gestión y conservación del faro romano.

En la visita, también estuvieron presentes los arquitectos encargados de las reformas que se llevan a cabo en el monumento Patrimonio de la Humanidad, subvencionadas por el Ministerio, así como el arquitecto y aparejador municipales, encargados de las labores de mejora, adecuación y mantenimiento del faro.

Cid aprovechó la visita para informar a Rodríguez Villasante del inicio inminente de la redacción de la segunda fase del plan director y de gestión de la Torre de Hércules.

Según informa el departamento municipal, los objetivos del plan director se centran en la conservación del bien, “protegiendo la Torre y su entorno; la difusión de la Torre como patrimonio coruñés; la mejora de la accesibilidad optimizando los recursos existentes; y la gestión sostenible, compatibilizando su explotación turística con su valor arqueológico y cultural y su función como señal”.

Una vez más, el Ayuntamiento trasladó al organismo auditor de la Unesco su firme intención de impedir que especulaciones urbanísticas afecten al entorno del monumento, en clara referencia al proyecto constructivo del agra de San Amaro.

 

En su recta final > A pesar de el Ayuntamiento había solicitado una prórroga hasta septiembre, la delegación pudo comprobar que los trabajos avanzan al ritmo necesario para que el monumento pueda reabrir sus puertas al público antes del verano.

En cualquier caso, desde María Pita insisten en que el Icomos contempla el cierre de monumentos como la Torre para realizar tareas de mantenimiento como algo natural, y que la preocupación de la Unesco se centra más en la conservación de los bienes que en su disponibilidad en momentos puntuales. Luisa Cid también detalló a la delegación la decisión municipal de sacar a concurso los puestos de trabajo que hasta el momento gestionaba la concesionaria del servicio.

La Unesco se interesa por las obras de la Torre y el futuro plan director