“Es mentira que para ser un buen gallego haya que ser mal coruñés”

|

El Ideal Gallego-2011-05-10-007-d5c7a55e

Miguel Pampín > a coruña

elecciones 22-m  la campaña

  Carlos Marcos tenía ayer cara de lunes. De haber dormido poco. De haberse afeitado con la cuchilla de la seriedad. Dicen sus colaboradores que es cosa del fútbol. Que el cabreo del sábado aún le dura. No es para menos.
El candidato de Unión Coruñesa fue el encargado de cortar la cinta de la batería de desayunos electorales que organiza la Asociación de la Prensa. Fue más claro que conciso. Se reivindicó como localista, pero también hizo notar que su publicidad es la única en la que se puede ver la bandera de España. “Es mentira que para ser un buen gallego haya que ser mal coruñés”.


Y viceversa. Aunque su discurso huele a caldera de Pedro Botero cuando el BNG entra en liza. “(Manuel) Monge busca la crispación y el enfrentamiento; es como Belén Esteban”.

La caja > El discurso es esquemático, contundente y directo. De la capitalidad a Novacaixagalicia, pasando por Fenosa, la Brilat, la Fábrica de Armas y Tabacos, y sin descuidar el pequeño comercio, que es lo que se lleva ahora.
Aún no ha caído el segundo café y dispara otra sentencia demoledora: “La Coruña jamás volverá a tener la presidencia de eso que ya no sabemos si será banco o caja”.
Si fuese capaz de responder a una pregunta con una palabra, se hubiese quedado en “irrelevante” para calificar el último tirabuzón de Corcoba. Pero Marcos es generoso, al menos repartiendo epítetos.
Lamenta que no le hagan más preguntas, se queja más tarde de no haber sido invitado a los debates radiofónicos del pasado viernes y acaba el día refugiado en su camión. “En parque Santa Margarita. ¡Reventón!”, escupe un mensaje de móvil. ¿Habrá pinchado el tráiler?

 

“Es mentira que para ser un buen gallego haya que ser mal coruñés”