Una conductora rompe el récord de alcoholemia del 092 en A Coruña al superar ocho veces la tasa máxima permitida

Agentes de la Policía Local practican un control de alcoholemia en la Tercera Ronda | patricia g. fraga
|

Aunque los agentes municipales comprobaron el alcoholímetro, no podían creérselo: la mujer a la que habían dado alcance el domingo en Alfonso Molina por conducir haciendo eses había pulverizado el récord de tasa de alcoholemia jamás registrada por la Policía Local de A Coruña: la primera medida arrojó un resultado de 1,86 y la segunda, dos miligramos por litro de aire respirado. Es decir, ocho veces la tasa máxima permitida.
La mujer, de 33 años y residente en Lugo, fue descubierta circulando al volante de un BMW 320 de color verde por la Tercera Ronda y luego había tomado la salida para continuar por la carretera de A Zapateira. Su forma de conducir revelaba el estado en el que se encontraba, porque no paraba de cambiar bruscamente de carril e invadió en varias ocasiones el sentido contrario de la circulación. Los demás conductores, alarmados, telefonearon a la sala del 092 para informar de lo que estaba ocurriendo.
A la altura de Palavea
Para cuando consiguieron localizarla, ya se encontraba en al avenida de Alfonso Molina, a la altura de Palavea. Un coche patrulla la descubrió y consiguió darle el alto a la altura del centro comercial Alcampo. Una vez estacionada en la cuneta, los agentes la identificaron. Enseguida se dieron cuenta de que estaba ebria, pero no creyeron en un primer momento que su intoxicación fuera tan grave. Alertaron al equipo de Atestados, que se personó en su furgoneta, y la sometieron al alcoholímetro.
El hecho de que entre las dos mediaciones la tasa aumentara en lo que se considera una “subida pronunciada” indica que la mujer había bebido alcohol recientemente, y que su cuerpo todavía estaba digiriéndolo. Como la tasa era tan elevada, supone un delito contra la seguridad vial, por lo que fue denunciada ante un juzgado de guardia por el procedimiento de juicio rápido. El vehículo lo retiró la grúa.
El 22 de enero de 2014, un hombre había batido el récord local al circular por la ronda de Outeiro con un índice de alcoholemia cuatro veces superior al permitido y no recuperará su carné hasta dentro de veinte años. l

Una conductora rompe el récord de alcoholemia del 092 en A Coruña al superar ocho veces la tasa máxima permitida