En posición de privilegio

El Ideal Gallego-2014-04-07-027-385b45ee
|

Como el fútbol depende del último resultado en A Coruña hay paz, ilusión y fe en el Depor, cuando hace solo siete días, tras el empate ante el Tenerife, las dudas y las críticas a cambios o sistemas eran denominador común en algunos sectores del deportivismo.
En solo una jornada ‘cambiou o conto’. El entorno del Depor ha pasado del temor a caer de las posiciones de ascenso directo a la alegría desbordada después de una jornada en la que, al perder la UD Las Palmas y el Sporting, la tercera posición queda a seis puntos, dos partidos, y restan nueve para acabar el campeonato liguero.

los números de vázquez
Fernando Vázquez apostó, a falta de 14 encuentros, por siete victorias, cinco empates y dos derrotas. El equipo va cumpliendo (de hecho lleva un punto más que en la primera vuelta a estas alturas), se mantiene en la regularidad y su entrenador, también. Desde las cábalas del profesor Vázquez se han conseguido dos victorias, dos empates y se perdió en Miranda de Ebro.  
Para mantener el ritmo previsto por Vázquez en las nueve ‘finales’ que quedan el Depor ha de ganar cinco encuentros, empatar tres y puede perder uno. De hecho, con el ‘colchón’ de dos partidos perdidos que ahora tiene al dejar al tercero (UD Las Palmas) a seis puntos, con cinco victorias casi se puede cantar victoria en forma de ascenso directo aunque es pronto para hablar de objetivos cumplidos con 27 puntos en juego, los que todavía restan hasta la conclusión del campeonato.
A falta de nueve jornadas el Depor está en una posición inmejorable para conseguir el ascenso. A estas alturas, en la primera vuelta, dio el hachazo a la zona noble de la Liga. Tras vencer al Real Madrid Castilla hizo lo propia ante Recreativo, Mallorca, Ponferradina, empató ante el Lugo y ganó al Alavés. Consiguió 16 de 18 puntos en juego y cimentó su clasificación en la parte alta de la tabla, que aguantó hasta que, a estas alturas, tiene la máxima distancia con la tercera plaza, la que marca el éxito.
Ahora hay que aguantar. Llenar Riazor, creer en el equipo, como dijo su entrenador hace unos días, ya que aún hay que sufrir, perder, volver a ganar... Más que nunca, para las nueve finales, se necesita fe, algo que en el vestuario nunca se ha perdido. Precisamente por eso el Depor es el primer clasificado del campeonato. n

En posición de privilegio