Los coruñeses acuden en masa al primer día oficial de las rebajas

el ideal gallego-2019-01-08-008-2989157d
|

El inicio oficial de las rebajas, que desde la liberación del período de ofertas marca el grupo Inditex aunque el resto lleven semanas con descuentos, hizo que cientos de coruñeses saliesen ayer a las calles para intentar conseguir las mejores gangas. En algunos casos los descuentos llegaron hasta el 80%, aunque el porcentaje más repetido en los escaparates era el del 50%. Pese a la afluencia masiva en la primera jornada, desde el pequeño comercio tienen poca confianza en los beneficios que les pueda traer esta época debido a que las navidades fueron “unas de las peores que se recuerdan” en cuanto a consumo. En este contexto, se advierte de que habrá nuevos cierres de tiendas a lo largo de 2019.

Nada más abrir las locomotoras que tiran del resto del comercio en el entorno de la plaza de Lugo, las tiendas de las diferentes marcas del imperio textil de la multinacional Inditex, el volumen de entrada de público fue muy intenso. No tanto la salida porque para comprar había que esperar largas colas tanto en Zara, como en Stradivarius o Massimo Dutti, por poner algunos ejemplos. 

En el primer día oficial de las rebajas, que prácticamente solo respeta esta compañía debido a la liberalización hace unos años, sus carteles promocionando ofertas de hasta el 50% sobre el precio inicial de prendas, zapatos y complementos fueron los que más miradas atrajeron, y los que más consiguieron mover las cajas registradoras. Si bien es cierto que en la plaza de Lugo la actividad fue intensa durante toda la mañana, la mayoría del público se decantaba por las cadenas del grupo textil ubicado en Arteixo. 

Una política a copiar
La mayoría de las tiendas restantes, tanto en esa zona como en los alrededores de la calle Real, en los barrios periféricos o, incluso, en los centros comerciales, llevaban entre una y dos semanas ofreciendo descuentos para intentar levantar la campaña de Navidad. Tanto es así que ayer no era solo uno el negocio que se lanzaba a anunciar las “Segundas rebajas” en sus escaparates. 
Algo fueron vendiendo todos pero el día sin duda tuvo unos claros protagonistas. La presidenta de la Asociación de Comerciantes Distrito Picasso, Belén Chaver, aseguraba que “el tirón de Inditex indudablemente ayuda porque tira de todos pero lo haría, sobre todo, si los demás siguiesen su política” de aguantar las rebajas cada 7 de enero. 


Su homólogo en la Asociación Zona Comercial Obelisco, Antonio Amor, reconoció que en la zona el ambiente de la mañana estaba “bastante tranquilo, sin aglomeraciones especiales” a pesar de que sí había gente en la calle porque los niños disfrutaron de su último día de vacaciones. No obstante, desde la agrupación lo último que pierden es la esperanza y creen que como ha llegado el frío “y se esperan lluvias quizá se activen las ventas pero más por el tiempo que por las rebajas, que ya llevan de una a dos semanas en los establecimientos”. 
Cambio de políticas 

En los barrios la sensación es más negativa, y como Chaver, muchos apostarían por retomar la regulación del tiempo de rebajas para no tener que estar “de saldo desde el Black Friday”. 


“Como las ventas sean tan buenas como las de navidades irán fatal: seguimos bajando más los precios y hasta perdiendo dinero para sacar stock”, explica la presidenta de la Asociación de Comerciantes de O Castrillón, Eirís y Monelos (Acocem), Mariló Fernández. 

En la zona muchos venderán “por debajo del precio de coste” para no perder tanto y, según la representante, entrarán a hacer promociones sectores que no lo habían hecho antes porque a todos les va mal, tanto a la restauración como a las peluquerías. “En Navidad este año fue flojísimo, uno de los peores años que se recuerdan”, sostiene Fernández, que advierte de que el ambiente es “desalentador”. Tanto que si no cambian las políticas nacionales, si no se consigue el “apoyo del Ayuntamiento” y si no se reactiva el consumo muchos cerrarán.

Los coruñeses acuden en masa al primer día oficial de las rebajas