Emprender en medio de las restricciones también es posible

José Dopazo, en la bocatería A’Fume | pedro puig
|

La pandemia ha despertado todo un sinfín de frustraciones para los sectores de la hostelería y el comercio, pero, en medio de toda esta pesadilla, también hay lugar para el inicio de nuevas ilusiones. Tres emprendedores coruñeses son el claro ejemplo de ello.

El martes pasado, la jornada previa al inicio de las restricciones más recientes, abrió en la avenida de Arteixo número 107 la bocatería gourmet A’Fume, una idea de José Dopazo, fundador y cocinero del negocio. “La situación es circunstancial. Hacer las cosas bien no es esperar al momento oportuno, sino seguir con tu plan. A’Fume es una idea planificada que llevamos a cabo sin que nos frenen las circunstancias actuales”, dice Dopazo. El planteamiento de este establecimiento, además, se ve beneficiado, ya que está pensado para comer a domicilio.

En cuanto al cocinado y los productos, el creador de este local asegura que la elaboración parte de un amplio análisis de la cocina moderna, “a baja temperatura y con producto envasado al vacío desde la preelaboración hasta la elaboración final, lo que supone que no haya mermas ni desperdicios”, sostiene. Esta “revisión de los bocadillos del mundo” ha sido llevada a la versión más gallega, acercando a todos los paladares recetas internacionales como la carne desmenuzada y ahumada con madera de roble o el pastrami, entre otros.

Incertidumbre inicial
En As Conchiñas se ubica otro negocio que partió de la idea de Sergio Bechi, un emprendedor local que ya cuenta con un gimnasio en la ciudad. Se trata de The Golden Tattoo&Barber, en la calle Corcubión, número 17. “Abrimos el 5 de octubre y no fue fácil por la situación de incertidumbre que provoca la pandemia. No sabes si podrás trabajar o no y la gente tiene mucho miedo”, reconoce.

Este establecimiento, que ofrece servicios de barbería y estudio de tatuajes, se adapta poco a poco al hábito de los consumidores. “Hay muchos menos ingresos de lo esperado, ya que por ejemplo la gente al no salir se corta el pelo cada quince días en vez de hacerlo semanalmente”, comenta. Si bien Sergio Bechi asegura que “el covid te pone baches que tienes que ir esquivando”, espera que esta crisis pase pronto y “se pueda trabajar con normalidad otra vez”.

En Paseo de Ronda, 45, Hinchada (que ya cuenta con un local en Portosín) abrió una tienda en noviembre junto a Tiro Libre. Así, desde Hinchada, su fundador, Suso Carleos, dice que estas nuevas restricciones complican mucho la forma de trabajo.

“Al tener más tiendas, hay que ver cómo se puede compatibilizar todo”, afirma, a la vez que añade que “es lógico que busquen la solución para el virus, pero tendrán que darnos ayudas”. Este local que ahora se encuentra también en la ciudad ofrece servicios de marketing promocional y merchandising deportivo. 

Emprender en medio de las restricciones también es posible