Keko, Derik y Miku, los tres únicos al margen

El buen ambiente fue la nota predominante en el entrenamiento de ayer en Abegondo | pedro puig
|

Después de haber disfrutado de una jornada de asueto el pasado martes, el plantel deportivista regresó a la actividad ayer en turno matinal, en una sesión en la que estuvieron al margen únicamente tres futbolistas: Keko, Derik y Miku.

El interior derecho madrileño, que no pudo concursar ante el Racing de Ferrol, evoluciona en el gimnasio de sus dolencias en el sóleo; será baja segura ante el Pontevedra el sábado en Pasarón.

Por su parte, el defensa Derik Osede y el atacante Miku Fedor, también al margen del grupo y con sendas molestias musculares, ya comenzaron a tocar balón bajo la supervisión del preparador físico y recuperador Fran Molano.

Estos dos últimos están prácticamente descartados para el compromiso de la séptima jornada en la ciudad del Lérez, pero podrían regresar a la dinámica grupal antes de la cita ante el Celta B, la última de Liga antes del parón navideño.

Táctica y mucho balón
El entrenamiento de ayer, de casi dos horas de duración, fue un exigente banco de pruebas para testar el buen momento de forma y anímico del grupo entrenado por Vázquez.

Manuel Pombo, uno de sus preparadores físicos, diseñó un circuito de fuerza y velocidad con el que los blanquiazules entraron en calor en una fría mañana. Posteriormente el preparador de Castrofeito introdujo conceptos tácticos —salida de balón, presión, distribución del juego y remate— para finalizar con un partidillo de alta intensidad en espacios reducidos en el que tres conjuntos de siete hombres se batieron.
Esta última probatura dio lugar a tantos vistosos —Granero y Borges firmaron sendos de lujo— y a celebraciones por todo lo alto, exhibiendo una gran competitividad.

Keko, Derik y Miku, los tres únicos al margen