“Los hombres fueron los primeros en volverse a Ucrania, ellos tuvieron menos oportunidades”

Iarmolenko es profesora de ruso susy suárez
|

Cuando echa la vista atrás, Oksana Iarmolenko tiene que reconocer que tampoco fue fácil para ella comenzar en la ciudad donde nadie es forastero. “Nos íbamos igual que todo el mundo, porque la situación en Ucrania era un poquito penosa y queríamos trabajar. Buscábamos una vida mejor”. Escogió A Coruña porque tenía unos familiares aquí, pero a pesar de su apoyo estuvo los primeros seis meses sin conseguir nada, y llegó a pasarlo bastante mal.
“Poco a poco fui aprendiendo el idioma y me salieron trabajos y al final pude comenzar a ejercer de profesora, que es mi profesión, pero pude hacerlo porque era joven”, explica. Mientras tanto, los mismos parientes que la habían acogido se encontraban en mayores dificultades y no conseguían capear la crisis.
“Si eres joven, puedes salir adelante. Pero si tienes 50 años o más, es muy difícil. No les quedó más remedio que volver a Ucrania. Los primeros en marcharse fueron los hombres, ellos tuvieron menos oportunidades”. La mayor parte del trabajo para ellos se encontraba en al construcción, mientras que las mujeres pueden trabajar limpiando casas o cuidando gente mayor. Mientras a Oksana la suerte le sonrió aún más y conoció a su marido. Eso la decidió del todo para pasar el resto de su vida, como una coruñesa adoptiva.

“Los hombres fueron los primeros en volverse a Ucrania, ellos tuvieron menos oportunidades”