Las sardinas, a seis euros y muy escasas, auguran un San Juan para “privilegiados”

|

El Ideal Gallego-2011-06-19-007-a3959957

  nagore menayo > a coruña

  “No tengo sardinas”, “no han llegado todavía”, “hasta el martes no tendremos más”. Esas eran las disculpas más repetidas en las pescaderías de las plazas de abastos. Quien ayer buscaba sardinas se iba con las manos vacías para casa. Sólo los más madrugadores pudieron llevarse a casa unas pocas piezas, que ayer se cotizaban más que el caviar.  


Las plazas sufren estos días la escasez en las capturas de uno de los productos más demandados en estas fechas. “Es cosa del mar, si no se pescan, nosotros no podemos venderlas”, lamentaban ayer las placeras del mercado de la Plaza de Lugo.   
Esta escasez hace tambalear la preparación de una de las fiestas más populares en la ciudad, la de la noche de San Juan, en la que se consumen miles de kilos de sardinas. Y es que otros años por estas echas “estaríamos vendiendo sin parar, y mira hoy”, se quejaban quienes regentan los puestos de pescado.

Más caras y sin calidad > Las pocas piezas que ayer se vendían en el mercado, además de acabarse antes del mediodía, se vendían a un precio que superaba los 6 euros el kilo.  
“El martes las estábamos vendiendo a tres euros, pero esto es como todo, cuanto menos producto hay, más sube el precio”, comentaba uno de los pescaderos.
Además, apunta a que la calidad de la que llega no es la más deseada: “dicen que viene seca, así que si sube tanto el precio es porque hay poca y no porque sea muy buena”. Confían, no obstante, en que la próxima semana mejoren las condiciones de la pesca en el mar y el volumen de ventas en las plazas de abastos de la ciudad crezca, ya que la celebración de San Juan es inminente.
Sin embargo, la pesca está cerrada durante el fin de semana así que hasta mañana no podrán salir a faenar. Esas capturas llegarán de noche y estarán en las plazas a partir del martes.

Para congelar > Este año el retraso en la llegada de las sardinas a las plazas se nota más si se compara con la venta del pasado año. “Mucha gente ya había comprado todo lo que quería antes de estas fechas. Lo llevaban y lo congelaban, porque así no les salía tan caro como en las propias vísperas”, comentan las placeras. Sin embargo, la tardanza de este año va a obligar a todos los coruñeses a esperar hasta el último momento para poder hacerse con las piezas para sus sadiñadas .
Además, para los pescaderos, esto va a suponer una pérdida importante de dinero, ya que los días previos de San Juan es cuando más venta hacen. “Se vende más en los días anteriores que en los que están más próximos a la fiesta. Pero este año no podemos vender nada. Esto de que esté tardando tanto en llegarnos las sardinas nos está haciendo una gran faena”, lamentaban los trabajadores entre los puestos.
Algunos confían en poder recuperar parte de esta pérdida con los precios de los próximos días. “A medida que se acerca la fecha siempre sube el precio, y este año quizá haya quien aproveche para inflarlo más”, creen algunos.

 

Las sardinas, a seis euros y muy escasas, auguran un San Juan para “privilegiados”