El Clínico incorpora la "cápsula de colon"

|

La Unidad de Endoscopia del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico San Carlos de Madrid ha introducido la "cápsula de colon", una auténtica "nave espacial", del tamaño de una gragea, que se ingiere por vía oral y permite tomar imágenes de ese tracto del aparato digestivo.

Así explica el doctor José Miguel Esteban, jefe de la Unidad de Endoscopia del Servicio de Aparato Digestivo del Clínico San Carlos, la versatilidad de esta cápsula endoscópica, equipada con dos videocámaras color en miniatura, que facilita el estudio de patologías cuando no puede realizarse de forma completa con la colonoscopia.

Se trata de una técnica no invasiva para el paciente, ya que éste la ingiere con agua y la elimina con las heces, y está indicada especialmente en enfermos con exploraciones colonoscópicas incompletas o para aquellos que por diversos motivos no se les puede realizar.

Este novedoso procedimiento complementa la cápsula endoscópica incorporada por este hospital hace 10 años en su práctica clínica para el estudio del intestino y de la que ya se han beneficiado en torno a 4.000 pacientes.

A través de su ingestión oral, permite la obtención de imágenes del tubo digestivo durante su recorrido fisiológico siguiendo sus movimientos peristálticos gastrointestinales.

Su contribución fundamental es estudiar las patologías del intestino delgado, segmento digestivo en el que aún existen dificultades de diagnóstico con las técnicas actuales, incluida la enteroscopia.

El paciente lleva un registrador en la cintura que permite recoger hasta 50.000 imágenes. Es una prueba no agresiva, cuya preparación solo requiere de ayuno previo de 6 horas y que permite detectar en el intestino delgado tumores y lesiones causadas por patologías diversas como infecciones, tumores, lesiones vasculares, iatrogénicas, inflamatorias y secundarias a cirugía abdominal previa.

Esta cápsula posee una elevada sensibilidad en el diagnóstico de la enfermedad de Crohn no diagnosticada por pruebas de imagen convencionales, como la arteriografía, la gammagrafía, el TAC y la ecografía.

También se está utilizando para el estudio de pacientes con otras patologías en intestino delgado, y ahora también en patologías del colon.

La información recogida en el registrador es procesada por un ordenador, y finalmente estudiada por el médico, que realiza un informe tras varias horas de análisis del video obtenido.

El software permite además localizar de forma aproximada las lesiones dentro del tubo digestivo, facilitando así una posible intervención quirúrgica, en patologías que lo requieran.

El Clínico incorpora la "cápsula de colon"