Detienen al fugitivo de Cantabria cuando volvía “agotado y aturdido”

Un helicóptero participa en las labores de búsqueda del fugitivo | Pedro Puente Hoyos (efe)
|

Luciano José Simón Gómez, el hombre de 58 años que se atrincheró en su casa de Turieno (Cantabria) y huyó tras herir a un agente en un tiroteo con la Guardia Civil, se encontraba “agotado” y “aturdido” cuando fue detenido, ayer de madrugada en el entorno de su vivienda por efectivos de este Cuerpo, a los que no ofreció resistencia.
El prófugo fue arrestado pasadas las doce y media de la noche, cuando regresaba, desarmado, a su vivienda, supuestamente a buscar ropa o comida, tras permanecer escondido durante horas en montes “cercanos” a la localidad de Camaleño.
Aunque se está estudiando el itinerario que recorrió en su ausencia, se sabe que volvía al domicilio tras descender por la zona comprendida entre los montes Viorna y Arabedes.
Luciano Simón cayó en la emboscada que le habían preparado cerca del lugar de los hechos los agentes, después de “mitigar” el cordón policial y “relajar” el amplio dispositivo desplegado, en el que llegaron a participar, por tierra y aire, más de un centenar de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de Liébana, del resto de Cantabria y procedentes también de provincias limítrofes y otros puntos de España.
Tras el arresto, fue trasladado a dependencias de la Guardia Civil de San Vicente de la Barquera donde permanecía ayer a la espera de pasar a disposición judicial, indicó el delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga, que consideró que la operación –criticada entre otros por el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, que tachó en Twitter de “chapuza total” la huída del atrincherado–, terminó siendo “un éxito”.
El Instituto Armado detalló por su parte que Luciano Simón, del que no trascendió si estaba o no bajo los efectos de las drogas, decidió salir de la zona boscosa y de matorral en la que se había escondido para volver a su casa, al percatarse de la ausencia de guardias civiles en las inmediaciones, momento en el que fue detenido por efectivos del Grupo de Acción Rápida (GAR) que estaban ocultos en el entorno, en una acción “muy estudiada” y “trabajada”, valoró Zuloaga.
Además de no portar el arma –larga, tipo escopeta– con la que había efectuado los disparos –y que todavía no fue hallada, aunque se trabaja en su localización– el arrestado no realizó ninguna declaración. l

Detienen al fugitivo de Cantabria cuando volvía “agotado y aturdido”