Juana Rivas se declara inocente e informa a la jueza de que aún no ha podido hablar con sus hijos

Rivas, ante el edificio judicial de La Caleta | pepe torres (efe)
|

Juana Rivas, la madre de Maracena (Granada) que está siendo investigada por supuesta desobediencia judicial y sustracción de menores después de que la semana pasada acatara la orden judicial de entregar a sus dos hijos al padre tras permanecer casi un mes ilocalizable, se exculpó ayer ante la jueza de los delitos que se le atribuyen, declarándose inocente y alegando que sólo ha querido “proteger” a los niños. Asimismo, la defensa de Rivas informó al juez de que la madre aún no ha podido hablar con sus hijos.
Su declaración ante la titular del Juzgado de Instrucción 2 de Granada fue breve, de unos diez minutos, y en ella únicamente respondió a las preguntas de su defensa, que durante el interrogatorio intentó que Juana Rivas pudiera describir las “situaciones de violencia” que han sufrido ella y sus hijos presuntamente a manos de su expareja, Francesco Arcuri, que ya se encuentra en Italia con los niños.
Sin embargo, la jueza requirió que el interrogatorio no abarcase esos extremos y se centrara en los delitos de desobediencia judicial y sustracción de menores por los que Juana Rivas está siendo investigada, lo que para su defensa impide un “adecuado esclarecimiento” del entorno en el que se han producido los hechos y no permite “determinar la intencionalidad” de esta madre granadina, generando “indefensión”.

Intencionalidad
La defensa de Juana Rivas hizo constar diversas protestas a lo largo del interrogatorio por esta circunstancia al entender que, sin tener en cuenta el contexto de violencia de género, no es posible determinar “la bondad o maldad de Juana ni su intencionalidad”, relató su abogado, Juan de Dios Ramírez, a su salida del Juzgado. Afirmó que acudieron a la comparecencia con nueva documentación en este sentido y opinó que la postura adoptada por la jueza “cercena” su derecho a la defensa y “genera indefensión”.
El letrado también informó de que Juana Rivas no ha podido comunicarse desde el pasado jueves con los menores, de once y tres años. Por ello, su equipo jurídico ha iniciado acciones en este país, solicitando un procedimiento de “inaudita parte” a fin de que se pueda establecer una comunicación “inmediata” y con carácter de urgencia por videoconferencia.
De hecho, se levantó acta notarial de “los intentos de llamadas” y de comunicación a través de Whatsapp de Juana y su familia para contactar con los menores y se pidió esta medida cautelar en Italia para garantizar un “comunicación plena y diaria” entre la madre y sus hijos, dado que desde el pasado jueves “ha sido imposible”, agregó Juan de Dios Ramírez.
La Fiscalía no ha solicitado ninguna medida cautelar y la titular del Juzgado de Instrucción 2 de Granada no ha tomado ninguna nueva decisión hasta el momento tras la declaración de Rivas, según fuentes judiciales, de modo que el procedimiento continúa su curso y ella sigue estando investigada por la supuesta sustracción de los menores.
Juana Rivas llegó sobre las 11.35 horas al edificio judicial de La Caleta para declarar ante el Juzgado y lo hizo junto a sus abogados y algunos familiares. Rehusó hacer declaraciones a los medios, aunque sí manifestaba antes de declarar su pretensión de decir “la verdad” y de pedir “ayuda a la jueza”. “Gracias a todos, esto es muy duro”, dijo la madre de Maracena. l

Juana Rivas se declara inocente e informa a la jueza de que aún no ha podido hablar con sus hijos