Equus Zebra reconvierte su economato y su tienda de ropa en cooperativas con empleados

el economato de la ong, en la calle de cardenal cisneros patricia g. fraga
|

Es una realidad ineludible que, cuando se produce una crisis económica, las necesidades crecen en la misma medida que disminuyen los recursos para satisfacerlas. Nadie lo sabe mejor que la ONG Equus Zebra, que en los últimos dos años ha visto cómo la subvención que recibía de la Xunta se ha reducido en un 90%. Según explica su presidente, Víctor Omgbá, su respuesta ha sido reconvertirse, gestionando su economato y su tienda de ropa como si fuera una cooperativa. El resultado es que no solo han podido seguir manteniendo estos servicios, vitales para las personas con escasos recursos económicos, sino que han podido mantener ocho puestos de trabajo estables.
“Han cambiado alguna cosas. Por ejemplo, ahora cobramos por la comida del economato”, explica el presidente de Equus Zebra. Antes la comida era gratuita, aunque el cliente abonaba un precio simbólico de un euro por su compra. Según el propio Omgbá, ese euro ayuda a sentirse mejor al comprador. Además, la comida de los mercados municipales que normalmente se donaba a las ONG ahora encuentra compradores, a menor precio, de manera que encontrar género es más difícil.
De todos modos, los precios se mantienen a niveles muy bajos: cuatro lechugas pueden valer un euro o el kilo de cebollas treinta céntimos, manteniendo una calidad semejante a la de cualquier otro establecimiento. Claro que para poder ser cliente es necesario rellenar primero un formulario que acredite que se encuentra en una situación que le obligue a comprar en esa tienda: “Nuestra intención es que los que entren aquí sientan que están en un ultramarinos de barrio”. Este nuevo cambio de gestión también viene acompañado de un cambio de imagen, porque remodelaron el local hace poco.
Otro tanto ocurre con su tienda de ropa, para el que están planificando un sistema de recogida con cajas para que la gente pueda donarla. “Ahora que no podemos depender de la ayuda pública y que muchas de las empresas que nos ayudaban han cerrado, lo único que podemos hacer es movernos más a nivel de la calle, captar la ayuda de la gente”, explicó Omgbá.

Equus Zebra reconvierte su economato y su tienda de ropa en cooperativas con empleados