El papa Francisco bautiza a la hija de un matrimonio casado por lo civil

VAT01 CIUDAD DEL VATICANO 30/10/2013.- El papa Francisco besa a un bebé durante la audiencia general celebrada en la plaza de San Pedro del Vaticano, en la Ciudad del Vaticano, hoy, miércoles 30 de octubre de 2013. EFE/Maurizio Brambatti

El papa Francisco continuó con la tradición iniciada por Juan Pablo II y ayer bautizó en la Capilla Sixtina a 32 niños a cuyos padres recordó que la herencia más bella que pueden dejar a sus hijos es la de la fe.
En 1989, en el día en el que la Iglesia católica recuerda el bautismo de Jesús, Juan Pablo II comenzó a bautizar a algunos niños y la tradición continuó después celebrándose en la Capilla Sixtina.
Ayer fue el primer bautizo de Jorge Bergoglio como pontífice, quien en una breve e improvisada homilía recordó a los padres católicos que son ellos los encargados de transmitir la fe.
Entre los 32 niños bautizados en la imponente capilla Sixtina estaba Giulia, una niña de siete meses, hija de una pareja italiana casada por lo civil.
Que los padres no estén casados por la Iglesia no fue un problema para el papa argentino que accedió a bautizar a la pequeña el 25 de septiembre, cuando ellos mismos se lo pidieron durante la audiencia general de los miércoles.
El padre, Ivan Scardia, y la madre, Nicoletta Franco, son ambos militares en la localidad toscana de Grosseto y tienen otra hija, Giorgia, de cinco años. Scardia explicó que hubo “un pequeño problema” al inicio cuando se enviaron los documentos al Vaticano y se supo que no estaban casado por la Iglesia, pero “que se resolvió” rápidamente.
En una Capilla Sixtina en la que resonaron continuamente los llantos de los niños, el papa aseguró que estos eran “el coro más bonito” de la celebración.
“Algunos llorarán porque están incómodos o tienen hambre”, dijo Bergoglio, que invitó a las madres a dar de comer a los pequeños si estos tenían hambre. “¡Tranquilas! Dadles de comer, que hoy ellos son los protagonistas”, exclamó.
Entre los niños bautizados ayer había dos pequeñas llamadas “Francesca” y otras dos que lo llevaban como segundo nombre, pero ningún “Francesco” entre los varones.
El miércoles, durante su catequesis, el papa precisó que el Bautismo “no es una formalidad” y “que no es lo mismo un niño o una persona bautizada que una que no lo está”.
En su homilía, el papa explicó que Jesús no tenía la necesidad de ser bautizado, “pero que los primeros teólogos explicaron que este bautismo fue para que todas las aguas tuvieran el poder de bautizar” y agregó que “el Señor antes de salir a los cielos nos invitó a marchar por todo el mundo y bautizar”.
Por ello, agregó que desde el día de su bautismo comenzó “una cadena que nunca se ha roto” y que los niños ayer bautizados son “anillos de esta”.
Como se lleva haciendo desde hace algunos años, el rito se celebró en una de las paredes laterales de la capilla Sixtina y no en el altar central, para “no alterar” y poder disfrutar mejor de los frescos de Miguel Ángel.

El papa Francisco bautiza a la hija de un matrimonio casado por lo civil

Te puede interesar