Detienen a doce sospechosos de planear un atentado inminente en Bélgica

|

Un masiva operación antiterrorista ejecutada ayer terminó con la detención de doce personas sospechosas de estar preparando un atentado inminente en territorio belga, según arrojaron los datos de la investigación, lo que forzó a una intervención inmediata de las fuerzas del orden.
Las redadas se desarrollaron en dieciséis municipios de Bruselas, Valonia y Flandes, donde en total fueron detenidas 40 personas para su interrogatorio, pendientes de la decisión del juez responsable del caso, de las cuales una docena resultaron privadas de libertad.
Finalmente, tres de los doce detenidos fueron acusados de delitos de “tentativa de asesinato en un contexto terrorista y de participación en actividades de un grupo terrorista como autor o como coautor”. Los otros nueve detenidos fueron interrogados y posteriormente puestos en libertad. Durante la operación –desarrollada en 40 viviendas y donde además se registraron más de 150 garajes y almacenes– no se produjeron “incidentes específicos” ni se hallaron armas o explosivos “hasta el momento”.
La operación no se da por concluida. De hecho, ayer por la tarde, la Policía halló un paquete sospechoso cerca de una sinagoga del barrio de Saint-Gilles, en Bruselas. La zona quedó acordonada y la Policía puso en marcha un perímetro de seguridad para prevenir riesgos. Al parecer, el objeto sospechoso sería un bolso, apuntaron las autoridades.
El país sigue en máxima alerta desde los atentados del pasado 22 de marzo. En este sentido, dos de los autores, Najim Laachraoui e Ibrahim Bakraoui, fueron enterrados el pasado jueves en secreto y bajo nombres falsos para evitar que sus tumbas se conviertan en lugar de peregrinaje para personas radicalizadas. 
Al parecer, las autoridades locales son conscientes de que “todo el mundo” tiene derecho a recibir sepultura, pero que “no se quiere que el lugar se convierta en un lugar de peregrinaje”. Los dos terroristas murieron en el aeropuerto de Bruselas al hacer detonar varias cargas explosivas escondidas en sus maletas, un hermano de Bakraoui, además, se suicidó en un segundo ataque ese mismo días, perpetrado cerca de una hora después en el metro de la ciudad. No es la primera vez que las autoridades belgas optan por enterrar a terroristas ocultando su identidad y lugar de sepultura, ya lo hicieron con Bilal Hadfi e Ibrahim Abdeslam, integrantes del comando suicida que atentó en noviembre en París.  El único dato que trascendió es que todos ellos fueron enterrados en el cementerio multiconfesional de Bruselas, sito en el barrio de Schaerbeek. 
Por otra parte, a finales de esta semana el Tribunal de Bruselas Bélgica decidió extraditar a los cómplices que ayudaron a huir a Salah Abdeslam tras el atentado del 13 de noviembre en París. Dicho tribunal dictó la ejecución de las órdenes de detención europeas emitidas por las autoridades francesas contra Mohammed Amri y Ali Oulkadi, detenidos por haber ayudado a Abdeslam a escapar de Francia a Bélgica tras los atentados.

Detienen a doce sospechosos de planear un atentado inminente en Bélgica