La auditora de la etapa de Lendoiro se escuda en las salvedades contables

Cháver también prestó declaración por videoconferencia quintana
|



La auditora Rocío Díez Andino, que firmó las cuentas del Deportivo hasta que en 2013 fue revocado el nombramiento de la firma Olszewski auditores por orden judicial, declaró ayer por videoconferencia como testigo en el caso que investiga si el Consejo de Administración que presidía Augusto César Lendoiro cometió delitos societarios.
Díez Andino se remitió en sus declaraciones a las salvedades que año tras año incluía en el informe que acompañaba las cuentas del Deportivo.
La auditora estuvo muy a la defensiva, según fuentes jurídicas, y echó balones fuera.
Respecto a la inclusión de la tasación de Riazor y la plaza de Primera División como activos del Deportivo señaló que había otros clubes de la Liga que también lo estaban haciendo hasta que se prohibió en 2013. Sobre esto mismo añadió que los criterios que utilizan los clubes en contabilidad son opinables.
Además, apuntó que ella se limitaba a valorar la documentación que el club le presentaba sobre sus ejercicios anuales.
Sobre la deuda con Hacienda, la auditora afirmó que no se le facilitó la certificación de la cantidad que adeudaba el club a la Agencia Tributaria y tampoco la pidió al Fisco porque no era su cometido.
En este sentido también señaló que como el club tenía abiertos muchos recursos respecto a las reclamaciones de Hacienda, no podía tener constancia de cuál era la cantidad real. Según las cuentas que entonces presentaba el club, en aquellos años la deuda con Hacienda rondaba los cuarenta millones, pero con las auditorías posteriores pasó a más del doble. Si bien, Lendoiro defendía que a la cifra que reclamaba la Agencia Tributaria había que restarle otras cantidades pendientes de diferentes sentencias judiciales para obtener la deuda neta. La auditora también dijo que firmó las cuentas sin recibir presiones.

valoraciones
En el último informe que firmó Olszewski, el de la temporada 2011-12, indicaba entre las salvedades que no podía “expresar una opinión sobre las cuentas anuales” por la “limitación” que había tenido dar precisión a sus conclusiones. Además, indicaba que el club no había podido “facilitar la composición del saldo y naturaleza de las cuentas con la Agencia Tributaria” y también sostenía que “los deudores y las reservas” estaban “sobrevalorados”. Igualmente, apuntaba que la capacidad de la sociedad para continuar su actividad pasaba por el Concurso de Acreedores. Auren Auditores sustituyó a Olszewski en abril de 2013. n

La auditora de la etapa de Lendoiro se escuda en las salvedades contables