Las obras redujeron la velocidad media en la ciudad en 10 kilómetros por hora

30 abril 2015 A Coruña.- Las obras del túnel de La Marina causan un nuevo atasco en pleno centro
|

Las obras, sin importar donde se estén llevando a cabo y en qué momento del año se estén haciendo, siempre son una molestia para los ciudadanos: los ruidos que generan y el espacio que ocupan estorban en el día a día. Sobre todo, a los conductores. Fuentes municipales apuntan a que la velocidad media del tráfico rodado en la ciudad disminuyó el año pasado en unos diez kilómetros por hora debido a las obras que han salpicado la geografía urbana de A Coruña durante todo este tiempo.  
No se trata solo del centro, incluso grandes arterias que pasan por ser vías rápidas, como la ronda de Nelle, se han visto afectadas por las vallas metálicas que cierran a la circulación carriles enteros o cortan calles al tráfico y ni siquiera ha sido posible en muchos meses pisar el acelerador por vías como Salgado Torres o San Cristóbal en sus momentos de menor densidad de circulación.   
Las vías que han quedado libres de las máquinas, como Alfonso Molina o la ronda de Outeiro, han tenido que soportar la saturación del tráfico que se desvía de las calles afectadas, por lo que también los vehículos han circulado a una velocidad menor de la habitual. Esto menoscaba la paciencia de los conductores, pero también ha servido para reducir la importancia de los accidentes, aunque no su número. A la espera de que se den a conocer las últimas estadísticas municipales, se sabe que cada vez son más raros los siniestros viales de importancia en la ciudad, y que los heridos suelen ser leves o muy leves.

un 20% menos
Un baremo bastante fiable son las intervenciones de los bomberos. Este cuerpo solo actúa en accidentes de tráfico graves, cuando tienen que liberar a una persona que ha quedado atrapada en el interior de su vehículo después de que haya volcado o quedado deformado por la colisión. Y si en 2013 esto ocurrió en 50 ocasiones, las mismas fuentes calculan que en 2014 fueron un 20% menos. Es más, este año se ha reducido aún más, hasta casi desaparecer.
Es muy posible que esta tendencia continúe, con o sin obras, porque el objetivo del gobierno de Carlos Negreira es “calmar el tráfico” y convertir la mayor parte del casco urbano coruñés en una zona 30. Ya se han dado varios pasos en ese sentido en los barrios de Os Mallos, Sagrada Familia, Agra do Orzán y parte de O Ventorrillo, donde también se está instalando un carril bici. El objetivo es redirigir la circulación hacia la grandes vías, como la rondas.

Las obras redujeron la velocidad media en la ciudad en 10 kilómetros por hora