Borja Quiza cambia la lírica por el swing más melódico

borja quiza presenta el martes “cool swing” carmen martínez torrón
|

Abandona los escenarios de grandes teatros y auditorios, pero solo por una noche. El próximo martes, el barítono coruñés Borja Quiza deja de lado la lírica para meterse en la piel de los grandes artistas de la música melódica. Un homenaje a las voces de los años 50, 60 y 70. La plaza de María Pita acoge a las 22.00 horas el espectáculo “Cool Swing, a night with Borja Quiza”, una apuesta personal del joven coruñés, “un proyecto propio al que llevaba dando vueltas cinco años”, explica.
“La idea es volver a la buena música en vivo, que en los últimos años ha ido degenerando”, apunta Quiza. De ahí su apuesta por “buscar algo auténtico”. Está en contra de la digitalización de la música, de que todo pase por el filtro de la máquina, y su propuesta artística para este espectáculo es regresar a la sencillez del contacto directo con el público. “El show incorpora un toque teatral y una comunicación directa con los espectadores”, apunta el cantante.

SINATRA Y SIMONE
Sobre el escenario, temas míticos de grandes intérpretes como Frank Sinatra, Nina Simone, Dean Martin, o Lena Horne, y grandes músicos: en total 31 en escena. La única voz será la del barítono, que interpretará durante dos horas los 16 temas programados, “y alguno sorpresa”, comenta con cierta intriga. Les acompañará sobre el escenario la bailarina Verónica Torres. Un espectáculo completo que permitirá ver la otra faceta del artista, alejado de las grandes óperas, para apostar por una producción musical con arreglos para big band.
Grandes nombres también entre quienes llevan la parte instrumental. Músicos de la talla de Roberto Somoza, Fernando Briones o Pepe Evangelista acompañarán al barítono en el espectáculo; “de los mejores de Galicia”, se congratula el cantante.
“Cool Swing” es, en palabras de su creador, “un concierto muy complicado”, pero que recupera ese gusto por la buena música en directo, que se ha perdido. “Cada vez se hacen menos espectáculos de música en vivo; algo que antes era básico en la televisión, ahora rara vez se ve”, lamenta el cantante. Por eso apuesta por la conexión directa con el público, por esa comunicación que solo una actuación en directo permite a un artista. “Cool Swing, a night con Borja Quiza” recupera su premisa “menos digital y más analógico”, en un escenario al aire libre, que seguirán miles de personas. La próxima oportunidad para ver al barítono será ya en su faceta como intérprete de ópera. El 28 de septiembre actúa en el Palacio de la Ópera, donde encarnará el personaje de Melot en la producción “Tristán e Isolda”, dentro de la nueva edición del Festival de Ópera. 

Borja Quiza cambia la lírica por el swing más melódico