El Ayuntamiento alquilará una decena de pisos para personas sin hogar a través del plan Housing First

La concejala compareció acompañada de representantes del proyecto | alejandro ennes
|

La Concejalía de Justicia Social presentó ayer un nuevo programa de atención a las personas sin hogar que desarrollará en colaboración con la Fundación RAIS y la Asociación Provivienda y que se materializará con el alquiler de diez viviendas para dar un techo a otras tantas personas que contarán con el apoyo de las tres instituciones en su recuperación personal, sin exigencias y a su ritmo. Las dos entidades sociales avanzaron ayer que ya se encuentran en plena búsqueda de apartamentos por toda la ciudad en el “mercado privado” de arrendamientos.
Sin que hayan trascendido más noticias sobre si el Ayuntamiento deja sin apoyo el proyecto Micasita –de soluciones de alojamiento para indigentes– de manera definitiva, el Gobierno local anunció ayer una nueva fórmula para reducir el número de personas que viven en la calle. En concreto, se ha aliado con dos organizaciones, con las que firmará un convenio con una aportación económica de 100.000 euros, para poner en marcha en A Coruña el formato del proyecto Housing First, que garantiza una casa a la persona para que sea esta la que tome la decisión de retomar su vida “desde la estabilidad habitacional y emocional”. Con ese dinero inicial, la edil Silvia Cameán explicó que se han marcado el objetivo de arrendar diez pisos.

Como estos se conseguirán dentro del stock de alquileres disponibles en el municipio, las viviendas estarán repartidas por toda la ciudad y se cederán a personas sin hogar para que vuelvan a adaptarse a esa responsabilidad y a la convivencia en comunidad, según resaltó el responsable estatal de la Asociación Provivienda, Daniel Fábregas. Cada apartamento se reservará para una sola persona, por lo que se prevé que en origen haya más demanda que oferta, ya que serán los propios afectados los que se postulen como candidatos.
Por el momento no se ha abierto el proceso selectivo dado que lo prioritario es encontrar los inmuebles, en los que en algunos casos permanecerán toda la vida mientras que en otros se marcharán una vez decidan prescindir de la tutela pública. Para avanzar de cara al futuro ayer la concejala y los representantes de la asociación y de la Fundación RAIS mantuvieron un encuentro con responsables de entidades sociales de la ciudad que trabajan con este tipo de usuarios
El perfil que se podrá beneficiar de esta iniciativa será el de una persona que lleva más de tres años en la calle y que tiene algún tipo de adicción, enfermedad mental o discapacidad. Los beneficiarios no serán obligados a trabajar sino que podrán seguir su propio ritmo de recuperación y mientras tanto regularizarán su situación con ayuda, pudiendo conseguir ayudas sociales, o contarán con becas específicas para otros gastos al margen de la vivienda y las facturas de servicios como la luz o el agua.

Un 85% de éxito
Conscientes de que la partida económica sería insuficiente en este momento para conseguir pisos para las 92 personas que, estima el Gobierno local, están en este momento en la calle sin recursos, Cameán aclaró que esta primera aportación será para ver cómo funciona la iniciativa.
Tanto Fábregas como Maribel Ramos, de la Fundación RAIS, explicaron que según los estudios realizados en los países en los que lleva tiempo funcionando, “más del 85% de las personas se mantienen en las viviendas” y mejoran su salud..

El Ayuntamiento alquilará una decena de pisos para personas sin hogar a través del plan Housing First