Las Meigas de San Juan califican su experiencia como “inolvidable”

|

El Ideal Gallego-2011-06-21-017-addf7918

  r.l. > a coruña

  La imagen de San Juan la encarnan en un grupo de mujeres y niñas que sacrifican su tiempo libre para apoyar y dar lustre a una fiesta que desde hace años lleva emparejada la etiqueta de Interés Turístico Nacional.
La selección y posterior nombramiento de la Meiga Mayor tiene lugar culmina a finales de enero. Se recogen los currículos de las aspirantes y se selecciona a las finalistas para participar en un jurado popular, compuesto por personalidades de diversas entidades sociales de la ciudad.
Existe un requisito fundamental para poder optar a esta distinción: conocer la historia de la ciudad. Para ello, elaboran un trabajo en el que ponen de manifiesto sus conocimientos sobre A Coruña. Después, el jurado valora el proyecto y las evalúa en directo junto al resto de candidatas. Una vez pasado el examen, el jurado da su veredicto y otorga la banda de Meiga Mayor a una de ellas.

Un honor > Este año, Asunción González asumió el honor de representar a las fiestas y, del mismo modo, las ocho finalistas restantes se convierten en Meigas de Honor. En el caso de la Meiga Infantil, la cosa es bien distinta. La máxima representante de las pequeñas damas es elegida de entre las nueve aspirantes del pasado año. Así, en 2011 resultó Meiga Infantil Pilar Sánchez-Albornoz.
“Te lo pasas muy bien, estamos muy ocupadas en mayo y junio, pero conocemos a muchas personas y, además, aprendemos de nuestras vivitas a asociaciones y eventos. Es inolvidable”, explicó Beatriz Delgado, una de las damas de honor.
La agenda está saturada en este mes, ya que la Comisión Promotora de las Hogueras ha programado un centenar de actos este año. “Tengo ganas de que llegue el jueves para participar en la cabalgata. Todo es muy divertido”, añadió Rocío Piris, Meiga de Honor infantil.
Una delegación de las Meigas visitó el Museo de la Comunicación de El Ideal Gallego. La comitiva hizo entrega al director, Manuel Ferreiro, de un grabado de José Valentín titulado “A Noite da Queima”.


 

Las Meigas de San Juan califican su experiencia como “inolvidable”