La búsqueda de los desaparecidos de Meirás se reduce a rastreo por tierra

El operativo de búsqueda de las personas arrastradas en la tarde del día de Reyes por un golpe de mar y miembros de una misma familia en la costa de Meirás, una parroquia litoral de acantilados escarpados en el municipio de Valdovi&nt

Cumplidos los 10 días de búsqueda desde su desaparición, la tarde de Reyes, Salvamento Marítimo ha suspendido el rastreo aéreo y marítimo del litoral de Valdoviño en busca de Juan Carlos y Patricia Bedoya, padre e hija, de 55 y 25 años, arrastrados al mar por una ola en los acantilados de Meirás.
Sasemar, que ha estado coordinando el operativo desde su centro de A Coruña, ha precisado que ahora serán los efectivos de Protección Civil, que peinan playas y acantilados, los que realizarán el rastreo desde tierra y que enviará a los helicópteros o patrulleras si reciben un aviso o una alerta concreta sobre algún rastro de los dos cuerpos.
El miércoles, y a pesar de las condiciones climáticas adversas de los últimas horas, el Helimer 209 y la Salvamar Shaula, recorrieron por última vez el tramo de costa que va desde los acantilados de A Frouxeira hasta Estaca de Bares, unos 60 kilómetros más al norte, siguiendo el curso de las corrientes. Desde la tarde del lunes 6, lo hicieron a diario siempre que la meteorología y la visibilidad lo permitieron.
Patricia y su padre fueron alcanzados en las rocas por el mar el pasado lunes, día 6 de enero. Habían acudido al faro de Meirás con otros familiares para recordar a un pariente fallecido semanas atrás y cuyas cenizas habían arrojado en ese punto.
La misma ola arrastró al mar a Patricia, su padre Juan, su prima Noelia, de 35 años, y su tío Rodrigo, de 67. Solo la otra mujer, Noelia, logró sobrevivir y fue rescatada con vida. El mar expulsó de madrugada el cadáver de Rodrigo Pena, distribuidor de vinos jubilado, que ya fue enterrado.

La búsqueda de los desaparecidos de Meirás se reduce a rastreo por tierra

Te puede interesar