Un hombre mata a sus hijas de cuatro y nueve años con una sierra en Moraña

Copia de El Ideal Gallego-2015-08-01-023-e60176c0
|

El morañés David Oubel mató ayer por la mañana a sus dos hijas de 4 y 9 años de edad en el interior de la casa familiar, ubicada en O Casal, en la parroquia de San Martiño de Moraña. 
Así lo cree la Guardia Civil que investiga los hechos y sospecha que las degolló utilizando una sierra radial. Posteriormente intentó quitarse la vida haciéndose unos cortes en las muñecas, pero sin éxito, y se desconocen las causas por las que pudo haber cometido el crimen, aunque no se descarta que actuara por venganza hacia la madre, de la que se había separado hace algunos años. El hombre pasará hoy a disposición judicial ante la jueza del número 1 de Caldas. Tras ser atendido en el hospital fue trasladado a la Comandancia del instituto armado.  
Los hechos ocurrieron antes del mediodía en este tranquilo lugar de Moraña y, al parecer, el presunto parricida llamó por teléfono a su mujer para decirle que había matado a las niñas y que se iba a suicidar. 
Fuentes próximas al caso indicaron que hizo lo mismo con la Guardia Civil, anunciándole que iba a matarlas y que luego se quitaría la vida. Cuando los agentes accedieron a la vivienda lo encontraron encerrado en el baño, en el interior de la bañera, semiinconsciente y con heridas en las muñecas, además había dejado una nota. Inmediatamente fue trasladado al Hospital de Montecelo de Pontevedra, pero no se temía por su vida. 

separación
El morañés, que regentaba una inmobiliaria en Caldas y era originario del lugar de Corrigatos, tenía con él a las niñas desde hace unas dos semanas y hoy tenía que entregarlas a su madre, de la que está separado. 
Fuentes cercanas explicaron que se divorciaron hace unos años y no se descarta que cometiera el crimen como venganza hacia ella, Rocío V.F..  Ella es natural de Couso, en Campolameiro, y actualmente vivía en un piso ubicado en el centro urbano de Moraña. 
Fuentes vecinales explicaron que cuando se separaron, él se quedó con la casa familiar; un inmueble antiguo que habían restaurado cuando estaban juntos, hace ya unos tres años, y que pertenecía a la familia de Rocío. De hecho, en la vivienda colindante viven parientes directos, que fueron de los primeros en enterarse del atroz suceso. 
Los investigadores sospechan que David Oubel utilizó una radial para quitarle la vida a las menores, a las que habría degollado. No obstante, la jueza del número 1 de Caldas, que ha asumido el caso, decretó el secreto de las actuaciones y poco más ha trascendido sobre las circunstancias y los motivos. 
La pareja se había divorciado hace más de dos años y había llevado el proceso de una manera bastante amistosa, por lo menos por parte de la mujer, que no puso impedimento en que se quedara en la casa familiar y que incluso cedió en otros aspectos. Hasta la custodia de las niñas era compartida, informaron fuentes conocedoras del caso.  No obstante, fuentes próximas a la pareja indicaron que la relación no era muy buena en los últimos tiempos, pero desde el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) aseguraron que no consta que tenga antecedentes por violencia en el ámbito doméstico ni que sobre él pesara algún tipo de orden de alejamiento. 
El presunto parricida pasará hoy al mediodía a disposición judicial y podría ser acusado de sendos delitos de asesinato o de homicidio. La Guardia Civil tomó ayer la casa para recoger todo tipo de pruebas. El levantamiento de los cadáveres de las menores se produjo cuando casi eran las cinco de la tarde y fueron trasladados a Pontevedra en coche fúnebre, para practicarles la autopsia. 
El instituto armado desplegó un importante dispositivo en la zona. Los agentes acordonaron los accesos a la vivienda para evitar el acercamiento de curiosos y los investigadoras permanecieron en la zona desde las 12 y pico, cuando les llegó el aviso, y hasta bien entrada la noche. También llegó a la zona un equipo de psicólogos para atender a los allegados y familiares de las víctimas.
El suceso conmocionó al pequeño lugar de O Casal sobre a los amigos de la madre, que no se explicaban los motivos que llevaron a tal crimen.

Un hombre mata a sus hijas de cuatro y nueve años con una sierra en Moraña