La adjudicataria del Complejo San Roque intenta llegar a un acuerdo con Betanzos

Copia de El Ideal Gallego-9999-99-99-999-b324156f
|

La comisión de investigación constituida para dilucidar la situación de la concesión del inmueble del antiguo Asilo Manuel Naveira sigue sin despejar al 100% las dudas sobre el conocido como Complejo San Roque. La última convocatoria, esta semana, no avanzó en este aspecto, a la espera de que los servicios jurídicos municipales completen la revisión del expediente administrativo, según indicaron desde el Ayuntamiento de Betanzos. 
“El técnico que se ha hecho cargo del tema explicó a los representantes de los distintos grupos lo que sucedió en el juzgado”, apuntaron fuentes próximas al alcalde, Ramón García.
En los próximos días, el representante del consistorio se reunirá con el abogado de la sociedad concesionaria y, si prospera el principio de acuerdo entre ambas partes para saldar la deuda  contraída con el Ayuntamiento de Betanzos, no habrá desahucio de las instalaciones de la avenida de Castilla. “El juzgado les dio un plazo de un mes para abonar el alquiles”, apuntaron desde el Liceo. Esta deuda es lo que motivó la demanda por impago que derivó en el proceso iniciado hace casi un año, en marzo de 2015. El Gobierno de García Vázquez decidió acudir a la vía judicial en base a un informe emitido por la asesoría jurídica en el que proponía el inicio de acciones en defensa de los derechos e intereses del Ayuntamiento en relación al incumplimiento por parte de la entidad mercantil Complejo San Roque del pago de la renta del contrato de alquiler (600 euros al año, de acuerdo con la concesión administrativa adjudicada en 1998) y otros incumplimientos contractuales del antiguo Asilo de Manuel Naveira.

Anomalías
Según el BNG, entre estas anomalías estarían que ni el aparcamiento subterráneo construido ni el que pretendía ser un “museo de degustación” aportaron nunca los ingresos previstos  a finales de los 90. Además, según un informe elaborado pos la Secretaría Municipal de Betanzos, el hotel inició su actividad sin licencia y sin depositar la fianza de obras, concesión y arrendamiento, e incluso el párking continúa cerrada, lo mismo que el restaurante proyectado en el anexo, con entrada por la calle de Rosalía de Castro. 
En este momento, las instalaciones están abiertas, pero no es la concesionaria la que desarrolla la actividad, sino una segunda empresa que se hizo cargo del complejo, con la denominación de Palacete San Roque.

La adjudicataria del Complejo San Roque intenta llegar a un acuerdo con Betanzos