El Primavera Sound levanta el telón, hoy con el sol como aliado

El cantante Nick Millhiser, del grupo neoyorquino Holy Ghost!, durante su actuación en la sesión inaugural de la 14 edición del festival Primavera Sound que hoy calienta motores, la víspera de sus tres "días grandes", co
|

 El Primavera Sound ha levantado el telón de sus tres días grandes con un cambio de paisaje. Si ayer la lluvia aguó la jornada gratuita, el sol se ha aliado hoy con el público de pago que en las primeras horas del festival ha podido disfrutar de un cartel que para el jueves incluye unos 80 conciertos

Entre las primeras que han saltado al escenario estaba la versátil Glasser -tras quien se esconde Cameron Mesirow- una artista cuyo estilo y voz, que navega sin naufragar entre gritos y susurros, es imposible no emparentar con los primeros discos de la islandesa Bjork.

Pero las florituras vocales de Glasser no son el único ingrediente de "Ring", su hasta ahora primer trabajo, en el que combina la electrónica delicada con unas bases dirigidas a la pista de baile.

En su actuación, Cameron ha insistido en esa senda, animando ella misma desde el escenario a bailar a todos los que le habían elegido entre la ingente oferta musical del Primavera.

En la otra punta del enorme recinto del Parc del Fòrum, casi 180.000 metros cuadrados con once escenarios de diversa escala, actuaba casi a la misma hora, pero con un público mucho más numeroso, Real Estate, el quinteto de New Jersey que practica un pop pulcro y exento de cualquier tontería exhibicionista.

Esta banda, en la que nadie parece discutir por convertirse en el frontman del grupo (casi todos actúan como vocalistas), ha presentado los temas de "Atlas", su recientísimo álbum, que confirma esa querencia por las composiciones sencillas pero tan pulcras como ellos mismos.

El veterano Nacho Vegas ha sido una las aportaciones del "cupo español" de la tarde (aunque hay muchas más como los catalanes El petit de Cal Eril o Los Ganglios, una de las formaciones más divertidas del panorama pop nacional).

Vegas, un tipo capaz de mantener la dignidad dentro de un mundo tan dado a los excesos del ego como es la escena indie, ha aprovechado su actuación para recordar que además de la música y de los festivales "de modernos" hay vida más allá y se ha referido al conflicto de Can Vies y a la gente que en la actualidad pasa por apuros, palabras que han sido recibidas con aplausos.

El Primavera Sound, la cita con la que se abre la veda de los festivales de verano, es un gigante que cada año crece y crece, y que va mutando aunque en ocasiones por algunos derroteros que no son bien recibidos por su público, una amalgama de nacionalidades y gustos que vienen a disfrutar de un programa inabarcable.

Así, el aumento de las zonas exclusivas, a las que sólo se puede acceder con una pulserita determinada, provoca una sensación de segregación que muchos no entienden, porque defienden que la filosofía de un festival que nació como algo cercano se está convirtiendo en una máquina de hacer dinero.

Las caras de fastidio que se les queda cuando se les niega el paso a otra zona más lo dejan claro.

Para la noche, están previstas las actuaciones estrella del jueves entre ellas, la de los canadienses Arcade Fire y las de los californianos Queens of the stone age. EFE

El Primavera Sound levanta el telón, hoy con el sol como aliado